Ir al contenido principal
En la tulipa de la lámpara encendida
hay un cementerio  de mosquitos:
la luz mata el picor de las tinieblas.

Hoy me enciendo
para que no se me llene de veneno la sangre .


Por ti muero  pero por mí vivo.



Comentarios

Amando García Nuño ha dicho que…
Portentosa la capacidad de expresar lo poético en tan pocas palabras. Portentosa, de verdad.
Dos detallitos menores, si me permites. Tras dos puntos va minúscula salvo que se trate de una enumeración o lista, y el mí pronombre se acentúa, para diferenciarlo del adjetivo. Discúlpame, son menudencias que se olvidan al escribir con prisa. Lo importante es tener poesía en sangre, como tú. Un abrazo, compañera.
MiLaGroS ha dicho que…
Mil gracias Armando. Pues ya ves lo que opinan de mi otros que se llaman a si mismo grandes. Lo corrijo enseguida. Un abrazo.

David Salazar ha dicho que…
Me ha encantado ! Yo también escribo poesía, pásate si quieres y nos vamos leyendo ! ARTISTA ! http://www.susurrosdepetalos.blogspot.com.es
Adrian G.C. ha dicho que…
hola milagros. henorabuena por tu blog y por involucrarte en algo tan profundo como la poesia. un saludo y te adjunto mi reciente blog. http://escrituraparati.blogspot.com.es/

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.