Ir al contenido principal
En la tulipa de la lámpara encendida
hay un cementerio  de mosquitos:
la luz mata el picor de las tinieblas.

Hoy me enciendo
para que no se me llene de veneno la sangre .


Por ti muero  pero por mí vivo.



Comentarios

Amando García Nuño ha dicho que…
Portentosa la capacidad de expresar lo poético en tan pocas palabras. Portentosa, de verdad.
Dos detallitos menores, si me permites. Tras dos puntos va minúscula salvo que se trate de una enumeración o lista, y el mí pronombre se acentúa, para diferenciarlo del adjetivo. Discúlpame, son menudencias que se olvidan al escribir con prisa. Lo importante es tener poesía en sangre, como tú. Un abrazo, compañera.
MiLaGroS ha dicho que…
Mil gracias Armando. Pues ya ves lo que opinan de mi otros que se llaman a si mismo grandes. Lo corrijo enseguida. Un abrazo.

David Salazar ha dicho que…
Me ha encantado ! Yo también escribo poesía, pásate si quieres y nos vamos leyendo ! ARTISTA ! http://www.susurrosdepetalos.blogspot.com.es
Adrian G.C. ha dicho que…
hola milagros. henorabuena por tu blog y por involucrarte en algo tan profundo como la poesia. un saludo y te adjunto mi reciente blog. http://escrituraparati.blogspot.com.es/

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.