Ir al contenido principal

Levanta las alas la paloma

Levanta las alas la paloma
y quedan al descubierto
demasiados ídolos escondidos,
con manos grandes de palma extendida
y pies muy aplomados.
La paloma deja un continente muerto
pero se llevaba el contenido vivo;
a la universalidad del mar.

Foto Goyo Hueso


Comentarios

Pedro F. Báez ha dicho que…
Bellísimo poema, Milagros. Majestuoso, tranquilo y al mismo tiempo inquietante y liberador, como el vuelo mismo de la paloma. Me gusta como compones, como te expresas. Saludos y abrazos :)
MarianGardi ha dicho que…
La paloma vuela y vuela y en su blancura resalta la luz en sus alas.
Que lindo y complejo esos ídolos y píes de plomo.
Un besote querida compi
Felix Casanova Briceño ha dicho que…
Milagros...

Espléndido, con ritmo y muchísima calidad. Esa paloma que vuela y vuela resaltando la luz en sus alas...musical...

Muchos besos
Manolo Jiménez ha dicho que…
Creo que todos deseamos ser palomas y levantar las alas para llevarnos lo que vive y dejar lo muerto atrás.

El poema es tremendamente musical, todo un gusto para los sentidos.

Abrazos.
María Socorro Luis ha dicho que…
Genial ese tono surrealista que das a algunos de tus poemas...

Un abrazo. Soco
Antonio ha dicho que…
Que vuele la paloma y vaya dejando su simbología de paz, dejando al descubierto las miserias del ser humano para corregirlas.
Un saludo
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?
Helen Adams Keller.

Precioso poema Milagros.
Te felicito.

Besos de tu amiga Cris.
Rodolfo Cuevas ha dicho que…
Muy reflexivo y real, gracias.
Abrazos fraternos.
anabel ha dicho que…
Un poemalleno de fuerza que me hace pensar en símbolos rotos, en palomas que ya no hablan de paz, que esconden basura bajo las alas en lugar de traer olivo...
Vaya, creo que hoy estoy un poco pesimista, seguro que la idea original era otra.

Un abrazo.
M. Angel ha dicho que…
Vuelan las palomas
y llegan tus versos
Que son universos
De luces y aromas.

Milagros, nada se decir.
Sois esa linda paloma,
que día a día nos regala versos.

Abrazo
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Y mira que se ha hablado de las palomas, lo magnífico de este poema es que sabes darle otro matiz al vuelo, a la textura viva de esas alas.

Un besote
MArian
Celia ha dicho que…
Un poema que vuela, como vuelan tus alas al soñar.
Un beso, Milagros.
Ana Márquez ha dicho que…
Se equivocó la paloma.... ¿o no?

Me llevo tu poema entretejido entre la urdimbre del alma. Besito
Anouna ha dicho que…
Suena bello, pero hoy me perdí. En todo caso no es tu poema que siempre son magistrales. Soy yo que no dí con la altura.

Mi abrazo enorme y de siempre contigo.

Anouna
E.P.E. ha dicho que…
Un poema que busca encontrar y reflexionar la sensatez en este mundo que vivimos, por medio del símbolo de la paz, que es la paloma, un gran poema Milagros.

Besos y abrazos.
FRANCISCO PINZÓN BEDOYA ha dicho que…
Muchas veces la sombra de las alas eclipsa otras vidas... bajo ellas, nada crece. Pensaba en los hijos, hay que dejarlos ir, o mejor, incentivarlos a que vuelen

Un saludo poético

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.