Ir al contenido principal

De mi útero



De mi útero salen superpuestas
en una genética distorsionada.
Al parirlas me rasgo
y forman una pasarela de espectros
que van conmigo siempre.
Estoy enganchada a un carrusel
no me lleva a ningún sitio;
mis genes en carne viva dan vueltas y vueltas.
Intento seducirlas en las esquinas ausentes;
lesionan mi dignidad, alborotan mi apariencia.
Rotas mis alas en un parto inútil,
no hay orden en el desván de mi lógica.
Mis pertenencias son para extraños.

Foto Goyo Hueso ( Colección locura abstracta)



Comentarios

Carina Felice ha dicho que…
como siempre, la dupla Goyo-Milagros funcioando a la perfeccion: equilibrio, sensibilidad, colores, texturas, versos mágicos!
Me encantan!
un abrazo compañeros!
/\ Namaste
anabel ha dicho que…
Este poema tiene tanta fuerza que me sacude de pies a cabeza. Es rotundo e impresionan sus versos "mis genes en carne viva dan vueltas...Rotas mis alas en un parto inutil".
Te dejo mi admiracion y un abrazo.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Es tremendo el poema, una fuerza que te atrapa y a la vez te empuja.

La fotografía una preciosidad, como todas las de Goyo.

Abrazos.
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Magnífico, un poema confesión ante la angustia del poeta cuando pare la palabra que le roba el nombre... al menos así me ha llegado a mí.

Un besote
Marian
Ana Márquez ha dicho que…
Versos y pinceladas forman un todo inquebrantable. Sólo tú puedes. Un beso, guapa.
MarianGardi ha dicho que…
Tu eres la conductora y tu tienes la fuerza de tus genes, no son ellos quien dirige eres tú.
Un abrazo y mucha fuerza
Hola Milagros: Perdona que no haya venido antes, creo que me sigues, te conozco del blog de Manolo.

Antes de dejarte un comentario te he leído varios poemas, y son extraordinarios.

Te voy a seguir, pero en lugar de mi avatar de una pluma, blog de notas, me sale El nacimiento de la primera de mi blog de "pelusa", y no hay manera, por lo tanto ya salga el uno o el otro soy yo.

un abrazo

Maite
"El nacimiento de Venus", desde siempre lo he llamado El nacimiento de la primavera, y no sé el porqué, jaja;-)
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
Querida Milagros:

He leído tus últimos poemas, son preciosos, esconden un enigma que tan solo tú puedes descifrar.

Enhorabuena.
Muchos besos,
Cris.
reltih ha dicho que…
entonces eres una estrella, con preñez de bing bang.
tremendop escritom me maravilló. besos
Noray ha dicho que…
A veces el poema duele tanto y es tan profundo que nos hiere las entrañas.

Bellísimo, contundente y reflexivo poema.

Un fuerte abrazo
Anouna ha dicho que…
Estar enganchada a un carrusel es saber de ante mano que se dará vueltas y vueltas, y no se irá a ninguna parte más. Se rasgan las alas, hay un útero rasgado en una inutilidad que hace todo un caos. No sorprende que entonces, quien quiera se lleve todo.

Que locura de versos Milagros, tú siempre dejas tú huella en genialidad, junto a la magnífica obra de Goyo. Felicitaciones a ambos, esta muestra es original y sorprendente en fuerza de imágen y lectura.

Vina para dejarte un abrazo, aún estoy ausente, pero ya saliendo del momento dificil.

Muchos besitos, mi Poeta preferida.
Anouna
KUBAN ha dicho que…
Gracias por estos fortísimos versos. Un abrazo, poetiza.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.