Ir al contenido principal

El oleaje de la lluvia





Creí que era una playa
el oleaje de la lluvia con el viento;
y me estrellé en el cielo de un charco
con los salpiques del tiempo.




Foto Milagros



Comentarios

Senovilla ha dicho que…
Felices Fiestas.

Un abrazo
Jorge Martin ha dicho que…
te deseo unas felices fiestas y un muy prospero año 2010
Mafalda Segués ha dicho que…
Feliz Navidad querida Milagros, que captas la luz desde tu alma y la muestras versando bellezas.

Besos... Mafalda
Azrael ha dicho que…
Felices Fiestas plenas de amor; con todo mi cariño y el deseo de qye realices tus sueños.
... Y que sigas creando, porque no podríamos prescindir de tu magia.

Un abrazo forte, forte.
María Socorro Luis ha dicho que…
Vienes haciendo unos micropoemas preciosos.

Felicidades. Soco
reltih ha dicho que…
a veces "todo no es color de rosas"
tema muy reflexivo, me encantó.
besos
Samuel Rego ha dicho que…
Aunque los dos reflejen el cielo, el amor profundo es un mar, la pasión sólo un charco.

A mí es lo que me enseña pero encierra muchas otras lecciones.

Un beso
Mercedes ha dicho que…
Bonita foto y bonito verso.
Saludos.
ruben ha dicho que…
No muy lejos debe andar nuestro légamo cuando alguien se acerca a nuestra fachada impecable.
Besos
Noray ha dicho que…
... y es que, a veces, un simple charco es un inmenso océano.


Un beso

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.