Ir al contenido principal

¿ Que haces ahí?






¿Que haces sola en campo baldío
tan incómodo y áspero?
La lluvia ondea la tierra
y las piedras en la superficie
son islas sin playa.
Te rodean matojos, zarzas, hierbas….
No es buen lugar para una flor bajo
los buitres, que otean la carroña.





Foto Goyo Hueso


Comentarios

izara ha dicho que…
Quizás no sea un buen lugar, para la flor. Pero para qiuén cruce, el campo baldío y lluvioso, encontrar la flor, siempre le dará esperanza.
Un abrazo Milagros.
Noray ha dicho que…
Excelente.

A pesar de las sombras
y de la desesperanza,
a pesar de la aridez
y del campo yermo,
la lluvia empapa la tierra
y brota de nuevo la vida.


Un abrazo
soy el que soy ha dicho que…
los buitres a la vista de la flor se hacen príncipes y cae su capa de apariencia miserable
Ana ha dicho que…
A veces las flores crecen en sitios insospechados...

Muchos besitos preciosa.
Narci ha dicho que…
Cualquier lugar es bueno para respirar la vida. Los peligros a veces son solo un estímulo para aprender a volar.

Bello poema
Saludos
sam rock ha dicho que…
En los desiertos, en los pedregales, también se puede pensar en lo que deseamos hondamente.

Un abrazo
Liliana G. ha dicho que…
La flor está a salvo, los buitres buscan otra presa... Ella sólo espera ofrecer su dulzor entre tanta desvastación...

¡Precioso!

Un beso grande Milagros.
María (lady) ha dicho que…
Caminante soy
que agradece tu aroma,
tu color, tu luz
entre tanta prisa,
economía y sombra.

Hermoso, como tú.
Un abrazo
thoti ha dicho que…
.. siempre podemos encontrar algo bello en medio de tanta ponzoña..
.. me gustaron mucho tus versos..
.. un bueno, artista..
ROSA G.C. ha dicho que…
Esa flor es como el ansiado oasis en medio de un desierto
Besos
Rosa.-
reltih ha dicho que…
guauu, qué profundidad, me encanto este escrito.
besos
KUBAN ha dicho que…
No estoy seguro, una flor remedia, transforma, renueva. Quizás esa sea su misión. Maravilla, como siempre. Un abrazo.
Cecy ha dicho que…
Reconozco que una flor siempre es un lindo regalo de encontrar donde sea.
Y tambien es un llamado de esperanza.

Besitos Milagros.
anabel ha dicho que…
No, no has descrito un buen lugar para una flor solitaria, y sin embargo la belleza de esa flor da esperanza en esa tierra bald´ia.

Un abrazo.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Una flor en secarral es una sonrisa por cada uno que pase por él.

Esperemos que los buitres no coman flores, no esta flor.

Abrazos.
Adolfo Payés ha dicho que…
De regreso.
Por problemas de salud estuve ausente estos últimos días,
ya me pondré a la altura de sus blog para comentarles..

Pido disculpas por no poder pasar a comentarles.

Gracias

Un abrazo
con mis
Saludos fraternos de siempre..
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

A veces la vida brota en los lugares más inhóspitos y a pesar de todo perdura, son las pruebas que Dios nos pone en el camino.

Abrazos.
Daniel Ramos ha dicho que…
...a veces las flores crecen sobre la tiranía del asfalto...pero crecen, la flor al fin y al cabo es flor.
Un poema excelente
Un abrazo Milagros

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.