Ir al contenido principal

Por la claraboya

Foto Goyo Hueso


La genialidad se oscurece,
nadie tiene esa estrella
que alumbre cómo resurgir,
por qué camino.
Llegamos al punto de no retorno.
A un caos colectivo,
con una gran incoherencia en todo.
Las ideas no se encarnan.
Cada uno se pone a salvo del naufragio
sin dejar que se apoyen en tu tabla .
En algunas mesas hay migajas
mientras en otras caducan alimentos.

¿ También es el final
de una sociedad ingrata
en un planeta para todos de paso?.

¿ Resurgirá algo nuevo?


Por la claraboya del techo del mundo
entra muy poca luz.



Comentarios

KUBAN ha dicho que…
Ese es el problema: estamos de paso y vivimos como si fuera para siempre. Magnífico, Milagros. Un abrazo.
reltih ha dicho que…
significativo escrito, espiritual ya la vez sociopolitico.
un abrazo
Noray ha dicho que…
Excelente reflexión poética. Sí, necesariamente, tendrá que resurgir algo nuevo con ese haz de luz.


Un abrazo
Celia ha dicho que…
Un escrito en consonancia con la imagen en donde parece plasmarse un caos. Es el caos existencial que a todos nos llena de amargura, y mucho más, cuando está en la misma sintonía que corre el mundo.
Algún día, es posible que tomemos el camino de las ilusiones y las miradas afectivas se vuelvan hacia los que realizan el camino de la vida a nuestro lado, y ahora... no vemos.
Un beso, amiga
anabel ha dicho que…
No veo que esta sociedad evolucione hacia una mayor justicia social, as´´i que soy bastante pesimista.

Muy buen poema, Milagros.

Un abrazo.
Poeta Carlos Gargallo ha dicho que…
Es cierto querida amiga.Recordemos, eso sí, que mientras quede un rescoldo de luz, la oscuridad no será total, seguiremos luchando por ello, mil besos.
Mafalda Segués ha dicho que…
Estamos de paso, pero somos un eslabón de la cadena de la humanidad, tendríamos que concienciarnos más y utilizar nuestra parte de raciocinio para no romper este preciado collar de cuentas, que al fin y al cabo es el único que dejaremos de herencia colectiva. Y aprovechemos nuestra parte de emociones para abrir el haz de luz y agrandarlo en cada instante como si fuera el último.

Un abrazo Milagros, me encantó tu reflexión.
María (lady) ha dicho que…
Todos tenemos un paño chiquito
y un poquito de alcohol.
Si limpiamos el cristalito
¿la luz entrará mejor??

Bonito-bonito. Un besote.
Es cierto, a veces, más bien demasiadas, entra muy poca luz, pero mantengamos la esperanza, un poema muy significativo.

un abrazo.
salvadorpliego ha dicho que…
Pobre mundo, pero así lo tenemos.
Bien por estos versos.

Un fuerte abrazo para ti.
Leo ha dicho que…
Cuanta verdad dices en este poema, eres genial, muy bueno, querida
Milagros.

FELICES FIESTAS DE NAVIDAD,
a ver si hay paratodos.

Abrazos y besitos

Leonor
Ana Márquez ha dicho que…
Bueno, si el planeta "nuevo" que espera, va a ser igual que éste, casi mejor que no nos espere nada.

Lo dices todo como nadie. Un beso, guapísima.
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Ese final es como la tapa de la olla, precisa y con un ajuste perfecto.

Besos!

MArian
azpeitia ha dicho que…
Querida Milagros, parece que todos tenemos la intuición de que estamos en la decadencia de una civilización, que acabará en manos de los bárbaros nuevamente como en el imperio romano...los hombres cometemos siempre los mismos errores...muy bello tu blog y tu alma...un beso de azpeitia
Pedro F. Báez ha dicho que…
Lindísimo poema que resume los problemas y las frustraciones de nuestra realidad actual. Pero tal como de la oscuridad de la Edad Media surgió el luminoso torrente del Renacimiento, así espero que venga otro período de gran claridad y acontecer para el humano y las humanidades. De no ser así, estará lo que quede del mundo a merced del materialismo absoluto y la falta de horizontes. Me gustó mucho este poema, Milagros. Abrazos :)

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.