Ir al contenido principal

La voz en la memoria




Es la primera vez que un poemario me engancha tanto que lo leo de golpe.

Ricardo Fernández Moyano es uno de los grandes poetas de nuestras letras aragonesas, pero su sencillez  y su cercanía le hace pasar desapercibido . No va de divo sino de ser humano entrañable y normal por eso es grande como poeta; porque para ser poeta no hace falta parecerlo sino llevarlo dentro.
Sus poemas profundísimos , de fácil lectura ,son una reflexión profunda de la vida y de la muerte, ambas mellizas, a raíz de un acontecimiento que le marcó profundamente: La muerte de su madre.  Y es una delicia leerlos . Si alguien está interesado en adquirir este poemario que se ponga en contacto con Ricardo www.lavozenlamemoria.blogspot.com

Feliz día de Reyes.

*******

Comentarios

Ricardo Fernández Moyano ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo Fernández Moyano ha dicho que…
Gracias Milagros por la estupenda reseña. Me alegra que te gustara el libro y mis poemas. Siempre pensé que el tema de la muerte sería poco atractivo para un libro, claro está, que es mi experiencia de esos días de duelo que hay que tratar de superar inevitablemente cuando perdemos a un ser querido.

Gracias por todo.

Besos.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.