Ir al contenido principal

Somos estaciones de paso.


Somos estaciones de paso y nuestra suerte
 está sujeta con una pinza al pecho
de un vendedor de iguales.
Nuestras maletas aceleradas
- desde que les pusimos ruedas-
andan atentas al reloj del andén
o a la dársena donde sale el bus de cercanías ;
sin embargo,
 en nuestros raíles vibran los ecos
 de trenes que pasaron.

*******



Comentarios

Rosalía ha dicho que…
¡Que preciosidad, Milagros!
Anuncio de nuevos caminos, de nuevo año, pero siempre con la estampa del camino trazado.
¡Inspirador!
Fernando ha dicho que…
Milagros, amiga, ¡qué importante es parar en todas las estaciones futuras y repasar nuestra vida, conociendo nuestros errores y recomenzando el viaje llenos de esperanza!. Tu idea es preciosa. Un abrazo.
José Baena ha dicho que…
Me he visto pidiéndo dos iguales como yo al lotero. Qué escalofrío. Las maletas con ruedas, ese gato equilibrista por la vía. Evocadoras imágenes Milagros. Un saludo.
RELTIH ha dicho que…
ESO! CADA ETAPA HAY QUE SABER VIVIRLA!!
UN ABRAZO
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Mmmmm, precioso y con un pie en el surrealismo... sí!

Besos
Marian
Pedro F. Báez ha dicho que…
Enigmático e impactante en su aparente sencillez, Milagros. Todo un tratado de la vida y sus tendencias y golpes bajos, que son los mismos desde siempre aunque les hayamos puesto ruedas a las maletas. Un beso grande.
Amelia Díaz ha dicho que…
Qué bien lo has expresado, Milagros!
Eres una reina maga en esta noche mágica.
Y tu nos regalas siempre tu poesía enorme.

Besos cariñosos.
La vida es una sucesión de estaciones, y ahy que sabe parar para apreciar cada instante y vivirlo intensamente.
feliz día de Reyes.
Con ternura
Sor.Cecilia

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.