Ir al contenido principal

Mi manto.



¿ Que hago con mi manto
 doblado en el armario?.
He pasado más de media vida
 sin estrenarlo , porque yo no
lo sentía  mío:
Ahora tiene unos dobles muy marcados.

¿ Que hago con mi manto? ¡ Dime!
¿ Con  la falsa modestia que hace tanto daño?.

Hoy he decidido  airearlo
y colocarlo en mis hombros.

Con él  estoy mucho más  bella.

¡ Que torpe he sido tanto tiempo sin usarlo!


Foto Milagros.

Comentarios

GOGO ha dicho que…
"Con él estoy mucho más bella.
¡ Que torpe he sido al no usarlo en tanto tiempo!"

a veces lo que nos hace bienn esta mucho mas cerca de lo que pensamoss..

lujito leertee amigalmaaa..!!

se tequuiereee..!!
Bueno Mi Milagros, ya es mucho que reconoces que no has vivido lo que lo que de sí la vida te ofrecía, no podemos esconder lo que es nuestro y no usarlo habiendote sido dado no es propio de un agradecido. Ahora toca , VIVIR una nueva etápa con tu manto. ¡Guapa!!!
Con ternura
Sor.cecilia
María Socorro Luis ha dicho que…
A veces está ahí, en el cerquita lo que nos hace sentir mejor...

Muy simbólico. Y siempre hermoso.
Celia ha dicho que…
Cuántas cosas nos rodean y no reparamos en ellas. Pero cuando nos faltan, ya ves... las echamos de menos.
Un besito, poeta.
Jorge Encinas Martínez ha dicho que…
Todo lo que te hace sentir bella merece la pena y hay que airearlo (y te lo dice alguien que siempre tiene mantos guardados en el armario).

Un abrazo
Pedro F. Báez ha dicho que…
Nada como usar lo propio y usarlo a diario, hasta que se nos caiga a jirones del cuerpo de tan viejo y tan cómodo. Lo mismo con los afectos que a veces pasamos por alto. El mejor manto es el que se tiene a mano y abriga sin hacer bulla ni costar nada. Un beso grande, Milagros
Anónimo ha dicho que…
http://unmanrex.blogspot.com/search/label/Poesia

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.