Ir al contenido principal

Entre los humedales milenarios


Entre los humedales milenarios
dejo mi rastro de caracol errante
encima de la historia,que antes,
  otros construyeron  baba a baba.
No dejo ninguna sombra a mis espaldas,
ni tendré un rostro
una vez  pase por la  estrecha calle
y la luz me acaricie con su terciopelo.

Llevo zapatillas para no hacer eco
en su pavimento empedrado.


Foto Francisco Vidal





Comentarios

paramnesia_a ha dicho que…
simplemente..me llego mucho..cada vez que camino por la calle..divagan miles de pensamientos..y el paso del tiempo y de nuestras huellas ni se sienten..pero uno cree que si..y es lo que importa.
me encanto! =)
suerte!
Siab-MiprincesaAzul ha dicho que…
un caminar lento pero seguro...
un beso ♥
Juan Risueño ha dicho que…
Vidas silenciosas, olvidables, y no por ello menos importantes.
Sereno poema.
Buen día, Milagros
Manolo Jiménez ha dicho que…
sin sombra a la espalda, sin eco...

como se escribe realmente la Historia, con millones de pequeñas historias.

Abrazos.
Doña Bostezos ha dicho que…
Uff..me encantó de principio a fin..no muy largo..no muy corto..las justas letras para dejar huellas en mi mente..besos
María Socorro Luis ha dicho que…
Y así pasamos por la vida, Suave y quedito.

Abrazos
Ana Márquez ha dicho que…
Pues me gustaría saber de dónde es esa calle milenaria :-)

El poema y la imagen impecables, como siempre. Besos!
Aniagua ha dicho que…
Hermosa reflexión. Me gusta
Saludos
Me gusta tu blog
Anouna ha dicho que…
Me gusta que mi historia esté sobre otras muchas tantas antes de mí. Siento los lazos que nos unen, en este recorrido llamado vida.
Por supuesto que las sombras no quedan atrás, van con nosotros a todo lugar, y somos el rostro de muchos, dificil encontrarnos entre todos y aún así...Nos encontramos.

Pasamos en silencio y en silencio dejamos los rastros...y sobre ese silencio un día partiremos.

Que bello escribes! Y la fotografía es hermosa.
Terly ha dicho que…
A veces creo que es ese nuestro paso por la vida, misterioso, silencioso y sin dejar huella. Son muy pocos los elegidos para ser recordados con el transcurrir del tiempo.
Un beso, amiga.
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, paso a saludarte eseando y esperando estés bien, a la vez a deleitarme con los versos que nos regalas.
Comento menos, pero estás en mi pensamiento.
Abrazo
M. Ángel
Laura Caro ha dicho que…
Sencillamente magistral este poema sobre el paso del tiempo y lo insignificante que es nuestra vida respecto al munddo.
Me gustó muchísimo.
Un abrazo,
Anónimo ha dicho que…
¡¡¡Qué bonita la imagen de la poda,la vida es siempre poda,pero de esa poda nace la vida de nuevo!!
QUITO ha dicho que…
Si amiga, desgraciadamente los poetas siempre estaremos en paro, uno es futbolista muere y le hacen mil tributos y recuerdos.
Un cantante muere y todos sus fans lloran.
Pero desgraciadamente, dices que eres poeta y el cachondeo es general se rien como si fueras marciano, es como siempre un trabajo muy puro pero incomprendido.
¿Y por que no decir busco trabajo como poeta?
Es un trabajo como otro cualquiera.
Pero tristemente fuera de lugar

francisco venero
poeta, escritor y creador de mundos.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.