Ir al contenido principal

Ausencia




No te escondas ni te ocultes,
no puedo vivir en desarraigo;
el cielo es hierro y  ya no soy fragua.
Tengo la incertidumbre por bufanda,
la paloma tiene pesadillas.
Llueve sin brújula.
Quiero mirar por el óculo de tus manos.


*****

Comentarios

Leni ha dicho que…
Impresionante metáfora y una bufanda que ahoga...

Tanto lo dicho ¡¡

Besos
Jorge Encinas Martínez ha dicho que…
Muy buen poema. Gracias por dejarnos mirar por el óculo de tus palabras.

Un abrazo
RELTIH ha dicho que…
INSPIRAS CONFIANZA.
BESOS
santiago ha dicho que…
para un norteño como yo criado en el hierro, me da pena que se acaben las fraguas.
Hace tiempo que no entraba en internet, pero ahora vuelcv, así es que nos veremos.
Un saludo y un abrazo un placer leerte
Anouna ha dicho que…
Vaya! Cuando algo tan suave como el cielo se transforma en hierro, es porque se ha ausentado aquello que nos hace respirar libre y liviano.

Ya viene la primavera, y habrá que guardar las bufandas, será el tiempo de renovación absoluta.

Precioso, dices tanto en breve. Eres única, maravillosa. Como te admirdo amiga mía...Sí, me repito más que un eco, pero así lo siento y te lo diré cada día.

Mil besos todos pa ti.
Te quiero montones!
Anouna
Muy buena poesia, es impresionante.
Da gusto encontrar gente que tiene en esta escritura una forma de vida y ''hobby intimo'' en el que disfrutar.

Sigue asi ;)

Saludos!
paramnesia_a ha dicho que…
que capacidad de inspiracion tan hermosa..reconfortan y emanan hermosura las palabras.. =)
muchisimas gracias por tu consejo, siempre me gusta escuchar opiniones para ir mejorando en lo que pueda =)

A partir de ahora lo llevaré acabo en las próximas que vaya escribiendo :)
muchas gracias por tu consejo, siempre me ha gustado escuchar la opinión de la gente.

lo llevaré a cabo a partir de ahora en las nuevas poesias que vaya escribiendo :)
Jorge Torres Daudet ha dicho que…
Bellas metáforas, Milagros.
Un beso.
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, milagros:

Entre sábanas blancas se siente la tristeza... de un lecho solitario.

Gracias por visitarme.

Abrazos.
Pedro F. Báez ha dicho que…
Ausencia la mía, Milagros, pero aquí estoy para decirte que este poema que desgarra es hermoso y diamantino como una de las tantas joyas que nos regalas, salidas del cofre inagotable de tu creación. Imágenes de impacto y sentimiento que estremece. Me llegó y me golpeó de frente, como debe un poema de esta magnitud y alcance. Muchos besos y un fuerte abrazo para ti, hermana querida.
Anónimo ha dicho que…
http://poemasporunarinoplastia.blogspot.com
caracola ha dicho que…
Yo tampoco te olvido, amiga.

A veces, te leo de incógnito y aunque no te sientas fragua, aquí sigue haciendo un calorcito acogedor.

Un abrazo.
Luisa Arellano ha dicho que…
Quizá los miedos nos puedan más veces de las que deseamos... quizá.


Besos.
Gothic Embrace ha dicho que…
Tengo la incertidumbre por bufanda,
la paloma tiene pesadillas.
Llueve sin brújula.
Quiero mirar por el óculo de tus manos...

realmente este escrito esta muy bonito ... me ha gustado mucho...

abrazos....

mi blog por si quiere seguirme.... o visitar.... gracias..

http://gothicembrace22.blogspot.com/
Eva Magallanes ha dicho que…
Buen poema: Breve y contundente, con imágenes inéditas que permiten el Milagro del sentido.
Mi abrazo fraterno desde el confín austral!
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

Es este día especial, un abrazo para ti... ¡Felicidades Mujer!

Con cariño,

Rafael H.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.