Ir al contenido principal

Llanto.




Me he parado a llorar junto al río
contemplando las ruinas de mi ciudad;
prefiero lamentarme entre sus escombros
que en una tierra sin ancestros.
El viento es una bofetada
para las tejas que sobreviven.
¿ Como podré cantar victoria
entre cristales rotos?
Mi corazón late
bajo un muro sepultado.
No puedo emprender mi marcha
y dejarlo a su destino.
A las afueras coloco una tienda;
en ella auxiliaré a los heridos.
Aunque devastada es mi cuna.
Enciendo velas, me ofrezco mutilada.
El silencio es  mi escudo.

                                                     

Comentarios

Anouna ha dicho que…
Me has hecho recordar pasajes leídos en un libro que literalmente Adoro, en donde un hombre llora al ver su amada ciudad sin puertas, en ruinas. No descansa y arma un grupo para restaurarla. Su nombre es Nehemías.

Cuando se ama mucho, se da todo. Se agotan las fuerzas por restaurarlo y si no se puede más, se queda por mejores tiempos junto a los recuerdos heridos...Tiene la confianza que todo será pasajero.

Es un poema fascinante, que al menos a mí me transportas a tantas otras ideas...pasaríamos horas hablando de lo que me hace sentir.

Hermoso poema aún en su inmenso llanto.

Abrazos los que quieras y todos con mucha admiración.

Anouna
Manolo Jiménez ha dicho que…
Discúlpame pero no he podido evitar recordar a Quevedo: "Miré los muros de la patria mía,..."

La hondura de sentimientos es la misma en ambos poemas.

Abrazos.
Victoriana Díaz ha dicho que…
Milagros, hermoso poema lleno de sentimiento donde nos describes un paisaje ideal para perderse...
Noto nostalgia en tus versos y en ese llanto, hay mucha melancolía acumulada.
¡¡¡Ánimo amiga!!! UN BESO.
Jorge Torres Daudet ha dicho que…
Las raíces, los ancestros, son los que nos sujetan a nuestra tierra., como muy bien dice este poema.
Abrazos
María Socorro Luis ha dicho que…
Una preciosidad. Zorionak, Milagros.
Juan Risueño ha dicho que…
Demasiadas ciudades en ruinas -la mía-, demasiado llanto arraigado a sus muros,demasiada fe, todavía, en tratar de reconstruirlas.

Saludos.
RELTIH ha dicho que…
ME INSPIRÓ TU BONDAD, Y YA ESCRIBÍ, CUANDO LO PUBLIQUE DIRÉ QUE ME INSPIRASTE.
BESOS
Sneyder ha dicho que…
Hay nostalgia en el poema, al contemplar las ruinas que quizás son los sentimientos vividos, atrapada queriendo marchar…mientras el corazón sepultado llora y late…

Un abrazo
Caty
Pedro F. Báez ha dicho que…
Esto es de lo más bello y líricamente logrado que te he leído, Milagros, ¡y mira que tienes cosas buenas que te he leído! Este poema tuyo me trae a la mente mi situación con y mi sentimiento por Cuba. Suerte que has tenido de poder quedarte aún entre ruinas, con el recuerdo de tus ancestros, a atender a los heridos con tu escudo de silencio... Me toca y me llena de tristeza y de nostalgia. ¡Hermoso!
Leo ha dicho que…
Mi amiga, muy bueno este poema y se me viene a la mente la situación de Chile, que según me he enterado hace media hora, aún siguen los movimientos de la tierra,hoy ( o ayer será) por el sur y luego por el norte, pobre gente eso debe ser no vivir..
Este poema puede ser la ruina de una ciudad como la ruina de una persona, gracias por compartirlo.
Abrazosssss Milagros.
Leonor

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.