Ir al contenido principal

Atardeceres milenarios



Hay atardeceres milenarios
 que abren  las ventanas de la historia.
La hierba es la aliada del olvido
-tapa las huellas de rodillas-
pero el agua  siempre aclara el recuerdo.

Tienen eco de voces femeninas
 todos los pilares de los pueblos.

mlgrs*


Comentarios

ivan ha dicho que…
Hola!!!

Un blog muy interesante, espero que te guste el mío : http://blogdelmaestroim.blogspot.com

Un saludo
Alicia María Abatilli ha dicho que…
Esos atardeceres que se quedan en lo eterno son dorados, hacen menos frío al olvido.
Un abrazo.
Alicia
RAFAEL H. LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

Ojalá que siempre brillen recordándonos a quienes nos antecedieron sobre este mundo.

Abrazos.
MarianGardi ha dicho que…
Preciosa poesia, es verdad que tienen eco femenino los pilares de los pueblos.
Un abrazico
Hola! He estado leyendo tus poemas y me han gustado mucho. Desde hace poco que se ha despertado en mi el placer de escribir, apenas soy una principiante, pero aún así me ha apetecido crear también un blog de poesía. Te dejo la dirección por si te apetece pasarte: maspoesiamenoshipocresia.blogspot.com

Saludos!
Juan Risueño ha dicho que…
Bonito poema-homenaje a ese avatar tan cercano en el tiempo como distante.

Saludos Milagros
mercedes ha dicho que…
biennnnnnnnnnnnn
Juan Otero ha dicho que…
texto breve y bueno
Anónimo ha dicho que…
Eres una gran poetisa.
Anónimo ha dicho que…
hola, gracias por querer compartir tu forma de disfrutr de las pequeñas cosas.
Anónimo ha dicho que…
La poesía me parece interesante aunque muy breve.
Anónimo ha dicho que…
agv. Este es un poema,que siento algo especial. Saludos
Anónimo ha dicho que…
El poema es muy humano. Enhorabuena por tu sensibilidad.
silfi ha dicho que…
poema ideal
Anónimo ha dicho que…
me trae los olores de un pequeño valle de burgos que confirmo mi vida precioso tu poema
Tony Lopez ha dicho que…
Todo muy bonito

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.