Ir al contenido principal


Todavia de incognito pero te he descubierto.
Ya no me deprime la desnudez de los árboles.
 Aún con la respiración entre cortada
 he conseguido superar la cuesta.
 Cómo me pesa a veces la desgana,
 pero se abre la ventana de nuevo.


mlgrs





Comentarios

Cecy ha dicho que…
a veces cuesta tanto superar la desgana, pero al fin siempre hay algo que nos grita, vamos tu puedes...

Abrazote.
Samuel Rego ha dicho que…
Va llegando la primavera colgada de tus versos

Un beso
Juan Risueño ha dicho que…
Para la garganta seca tiene decir, continuar diciendo, ese olor, ese regusto a miel de abeja...

Saludos
Seroma ha dicho que…
las estaciones y sus encantos y desencantos.. como todo en esta vida...
José Ramón ha dicho que…
Milagros un poema muy intenso.

Saludos desde Abstracción textos y Reflexión.
Anónimo ha dicho que…
Interesante tu blog. Sigue y te seguiré.
info@kitefuntarifa.com ha dicho que…
Nos gusta como escribes: lenguaje muy limpio y conciso. ¡Ánimo y adelante!

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.