Ir al contenido principal

La erosión del humo.



Penetro más  allá de la tierra cuarteada
a ese fondo fértil
que me habita intemporal y aséptico.
Ahí conservo la humedad de mi nacimiento,
la frescura  transparente de mi juventud,
la calidez de mi madurez sabrosa.
Prescindo de las formas que en el exterior
obstaculizan la visión  de los pétalos
que no los marchitan las edades,
 y es entonces,
cuando comienzo mi lucha
contra la erosión del humo.


Comentarios

Edurne ha dicho que…
Magnifique, querida Milagros!

Un besote!
;)
Anónimo ha dicho que…
Milagros tu poesía revindica la verdadera poesía, la poesía pura, la que capta la verdad de las cosas, aquella que la aptitud nominalista que ha presidido la humanidad casi toda su existencia es incapaz de asir. Luis Angel Marín Ibñáñez
Alicia María Abatilli ha dicho que…
Sin edades, aunque el humo pretenda amarillear el presente, no importa, siempre podemos mirar atrás y nos veremos corriendo por el sembradío en flor.
Abrazos, querida Milagros
Alicia
Leo ha dicho que…
Este es para mí, siempre correteando por mis jardines en flor que plasmo en mis poemassssss y este tuyo me viene al pelo.
Muchos abrazotes, mi poeta.
Leonor,
Liliana G. ha dicho que…
Conservar todo lo bueno que nos ha brindado la vida, nos posiciona para abordar la lucha desde la torre más alta de los sentimientos, allí donde el campo de batalla nos hace vencedores.

Exquisito poema, querida Milagros.

Un beso enorme.
Cecy ha dicho que…
Que linda poesía amiga.
Si, con fuerza y garra tomar la vida, la propia, la vivida con su sabiduría.

Que lindo esta tu blog.

Un abrazo con el cariño de siempre.
OZNA-OZNA ha dicho que…
miles de gracias dulce poetisa por concedernos el privilegio de ser testigos de la belleza de tus versos, muchos besinos de esta amiga admiradora que te desea feliz inicio de semana.
Jorge Torres Daudet ha dicho que…
Será una lucha perdida, pero hay que luchar.
Un abrazo.
ReltiH ha dicho que…
MUY INTERESANTE POST. UN PLACER VOLVER A LEERLA.
UN ABRAZO
MarianGardi ha dicho que…
Es muy bella esta poesía.
Me gusta.
Besitos
Adolfo Payés ha dicho que…
Me inclino ante tus versos amiga.. gracias por compartirlo.

Que lindo es volver a tu espacio después de tanto tiempo..

Disfruto de tu poesía siempre..


Un abrazo
Saludos fraternos..
María Socorro Luis ha dicho que…
Ese fondo fértil es lo que importa.

Buenas noches y besos.
FRANCISCO PINZÓN BEDOYA ha dicho que…
No entendía la figura del pema pero me gustó su ritmo

Un abrazo Milagros


P.D:: Gracias por pasar
MiLaGroS ha dicho que…
Gracias a todos por vuestra visita y comentarios . Eso me anuma mucho a escribir y os lo agradezco de corazón. Dice Francisco que no entiende la figura del poema. me imagino que será la erosión del humo. Bueno puede significar muchas cosas una de ellas es que estamos llenos de cosas intrascendentes que son como el humo y que esas cosas nos erosionan y hay que luchar contra ellas para poder llegar a lo esencial del ser.
Anónimo ha dicho que…
Milagros, verdaderamente me han gustado mucho tus poemas, especialmente este, y quería felicitarte por su sencillez e intensidad (: Quisiera que echaras un vistazo en mi blog para que veas qué te parecen mis poemas, tengo 15 años y empecé a escribir hace poco. Me gustaría que me aconsejes (: este es el blog: www.domeritte.blogspot.com aun no está muy bien armado, pero pronto lo decoraré bien. Saludos (:

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.