Ir al contenido principal

La piedad.



La piedad a los pies del calvario
acoge cada día en sus brazos
 a la humanidad crucificada.

Con su cara tapada
y guantes en sus manos
-para que no la contamine la desesperanza-
intenta vestir de nuevo el ultraje
y devolver la  dignidad con abrazo de madre.

Solamente la maternidad
 es capaz de apostar por lo perdido,
 de rescatar voluntades.


Milagros Morales.



Foto de Samuel Aranda.

Ganador del premio Worl Press Photo of de year de 2011




Comentarios

Leo ha dicho que…
¡Excelente!, en todo, foto muy representativa y el poema lo dice todo de ella. Aplausos a rabiar......
Abrazosssssss
Leonor.
Samuel Rego ha dicho que…
Es esa maternidad la que nos salva.
Excelente poema para tan peculiar foto.
Un saludo Milagros
Isabel Alvarez ha dicho que…
maravilloso poema....como dice Leo la foto muy representativa.

Abrazo.
Azrael ha dicho que…
A veces he llegado a pensar que la esperanza estaba herida de muerte, gracias por devolvérnosla. Abrazos.
MarianGardi ha dicho que…
Precioso, querida y muy cierto!!
Te abrazo querida amiga
FantasiA y RealidaD +++ ha dicho que…
Impresioante imagen...ayer la vi en la television y ahora aqui acompañada de tu poema deja un halo de ternura y de dolor...


Mi enhorabuena por tu blog...

Conxi
Jorge del Nozal ha dicho que…
¡¡Que palabras mas ciertas y bien escritas!!
Un abrazo.
RAFAEL H. LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

Profundo mensaje encierra tu poema, el amor maternal salvará al mundo. No todo está perdido.

Bonito el nuevo aspecto del blog.

Abrazos.
Anouna ha dicho que…
Una Poeta Número Uno, para una fotografía Galardonada, qué buena dupla!!!

Hermoso, sentido, espiritual y a la vez muy terrenal poesía.

Eres grandiosa y me sigues sorprendiendo...

Beso enorme, amiga mía

Anouna
José Ramón ha dicho que…
Milagros Un placer haber vuelto por su espacio y poder apreciar este fabuloso poema.
Un cordial saludo desde…
Abstracción textos y Reflexión.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.