Ir al contenido principal

Arco Iris.

ARCO IRIS 
(poema dedicado a Milagros Morales, poeta de Tarazona, amiga del alma)

Cuando dejas el arco iris
de tu vida abierto al pie del lienzo,
el triángulo de la nueva inocencia
en laurel encendido.

Cuando alumbras
de vida ubérrima todos tus ensueños
-vencida ya la luz silente de los grises-
nace la mariposa
en otra luz más pura,
glorificada por la corona quebrada de la sierra.

Cuando el bullir de mariposas
enciende las semblanzas de tus ojos, amor,
mi corazón, preñado de ti,
vaga en la esperanza de tus amarillos,
tan libre.








Jesús Amaya .



Comentarios

María (lady) ha dicho que…
Qué preciosidad!
Debes sentirte muy orgullosa; es todo un regalazo.
Anónimo ha dicho que…
Students should check into these details and statistics before making
applications. It was a scientific breakthrough that provided a huge
impetus to the work on ageing, genetics and medicine.
This means that by the time elementary school-age children reach the workplace, this system will be in place, requiring maintenance and
advancements.

Look into my web blog; Biotechnology and Bioengineering

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.