Ir al contenido principal





Cada día acudo a tu templo
a tu puerta  tornada;
nunca me sacia tu comida.
Intento  filtrarme como un haz
en  tu  recinto vacío;
pero has quitado la aldaba
Lo intento en tus vidrieras
más tu cristal es insumiso
 como el rayo.
Mi corazón es la esquela clavada
en tu madera carcomida.
Como una mendiga
 me arrodillo en tu atrio.
No quisiera esperarte, pero,
le puede  al hambre el deseo
de que la puerta se abra.

Comentarios

Juan Risueño ha dicho que…
Incertidumbre, siempre, de ver más allá de lo que creemos entender...
Noris Marcia ha dicho que…
Milagros, bellisima poesia, me ha resultado calida y amorosa. Un saludo gentil desde EEUU.
Azrael ha dicho que…
Magistral Milagros, palabras mágicas que encierran los caminos de tu alma. No cambies, eres luz para las palabras. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Hola Buenas noches, leí su blog y me pareció extremadamente bueno , me considero fan de la poesía y la tuya es muy hermosa, creo que este mundo sin la poesía no seria el mismo , aunque creo que en estos días se ha olvidado un poco y dejado de lado , pero me da gusto que personas como usted sigan escribiendo ;un saludo!! Atte. Sofía

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.