Ir al contenido principal

Mi corazón te aguarda.





Mi corazón te aguarda
marino en la montaña
en playas de tomillo;
sin calendario, horas,
o arrugas de siglos.
Mi corazón te aguarda
perfumado, impaciente,
enamorado, tibio…
Más allá del destino.

Como el cauce al río.

A  Leonor Antonio.

Soria 1-Agosto -2012
( Centenario de la muerte de Leonor,
mujer de Antonio Machado)

Milagros Morales García.

Comentarios

Ian Welden ha dicho que…
Bello y sentido homenaje a esa gran luchadora.
Tu poesía, a pesar de la tristeza, es un manantial de agua fresca que calma nuestra sed de justicia.
Un saludo desde una Copenhague sileniosa y amedrentada por los paros,

Ian.
Alicia Fernández ha dicho que…
Que gran homenaje. Me ha gustado mucho. Saludos...
Profesor Aronnax ha dicho que…
Gracias por regalarnos estos versos, estas hermosas palabras que gracias a usted y a su habilidad de acomodar la palabra correcta en el lugar correcto podemos deleitar

Suerte.

http://independiente-01.blogspot.com/
Profesor Aronnax ha dicho que…
Gracias por regalarnos estos versos, estas hermosas palabras que gracias a usted y a su habilidad de acomodar la palabra correcta en el lugar correcto podemos deleitar

Suerte.

http://independiente-01.blogspot.com/
Profesor Aronnax ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.