Ir al contenido principal

En el número ocho






En el número ocho de la calle,
hay un rosal que trepa como asciende el deseo
por una fachada con rosas clandestinas,
que tomaron el color de alboradas en vela.
Cada día están tendidas las nostalgias
al sol de la mañana,
para que no se pongan amarillas;
y apoyada en la pared la bicicleta olvidada
en la sombra espera sin candado.


Foto Goyo Hueso.



Comentarios

Celia Álvarez Fresno ha dicho que…
Hola, querida Milagros.
Tus poemas son pura música.
Me encanta entrar a leerte (últimamente estoy un tanto ausente´-cosas del verdano-
Un beso.
Mirache ha dicho que…
Cada día están tendidas las nostalgias al sol de la mañana...

es genial este verso, lleno de un significado muy profundo.

el como se puede construir algo tan lindo a partir de imagen... y de los recuerdos tambien

un abrazo desde mexico
Mirache
Roque Soto ha dicho que…
Esa bicicleta puede servir para de vez en cuando darse una vuelta cuesta abajo y a toda velocidad. Una forma de demostrarnos que es bueno sacar el alma infantil y rebelde.

Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
nos haces ver más allá de la imagen.
besos
Unknown ha dicho que…
mola la descripción del rincón del rosal, la ilustración esta muy chula!! saludos!!
Pedro F. Báez ha dicho que…
Qué maravilla de poema en lenguaje coloquial, Milagros. Es como si estuvieras describiéndome todo eso con tu voz y yo escuchando con los ojos cerrados, como hacen los ciegos para soñar el mundo. Precioso, cálido poema con un eco de suave nostalgia y un amarguito de resignada tristeza. Besos.
Cecy ha dicho que…
Que maravilla de poema que bien conjuga y juega con la foto.

Precioso Milagros.

Un beso!
Anónimo ha dicho que…
Poema de la cotidianidad lleno de lirismo y belleza.
Precioso.
Un abrazo.
MarianGardi ha dicho que…
La fotografía es genial, Goyo es un artista de primera.
Este verso es bello, pero yo le hubiera quitado algún verso para que concentrase mas fuerza.
Muchos besos
Ricardo Miñana ha dicho que…
Un bonito y alegre poema.
que tengas una feliz semana.
un beso.
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, leer tus poemas es volar entre estrellas, por que la estrella eres tu.

Abrazo sincero
M. Ángel
Anouna ha dicho que…
La fotografía se me hizo aún más real con tu poema, ha sido como estar justamente ahí. Hermoso conjunto como siempre.

Eres música y sentimiento amiga.

Mil besos, Anouna
Unknown ha dicho que…
cuanta paz... no? una bici sin candado, que me sugiere un "veni, subite y demos una vuelta, escapate conmigo a una aventura inolvidable"... lindo todo, hasta la foto!
un beso
María Socorro Luis ha dicho que…
Precioso. Ese "color de alboradas en vela"...

más besos. Soco

Entradas populares de este blog

De vuelta.

 Vuelvo después de estar perdida  por mundos que me han hecho menos buena. Al menos más desconfiada.  Esta todo tan lleno de hipocresía y de amistad interesada la poesía en manos de pseudo poetas que ignoran a quien no mercadea con sus versos.

Duele

Duele que se haga de día  y ver que durante la noche has caminado por un estercolero sin verlo ni notarlo y estar rodeada de basura que no sirven para nada . Montañas de vivencias desechables, sin reciclaje, te cortan el paso sin avance posible. Duele y te sientes estúpida. Pero te das cuenta que no caminas sola , muchos otros caminan de vuelta con el amanecer, y vas equipada para dejar atrás tus despojos.

Reir entre las olas

Nunca tuve una venda en los ojos. Siempre supe que para alumbrarte tenía que preñarme de sueños. Sabía que este iba a ser el tributo: Nada es gratis y menos para el alma. Pero no podía dejarte sin tu génesis que me supera y me trasciende. Por eso me embarqué en la travesía más arriesgada de mi historia; y aquí estoy flotando en una tabla resto de un naufragio de emociones. Pero tú vuelas libre, por ti mismo, y eso me hace reír entre las olas. Foto Milagros