Ir al contenido principal

Se ha caído






Se ha caído
ya no conseguirá ser el árbol más
alto de tu jardín.
Un viento confuso
lo ha derribado sin saber por qué.
El sólo quería estar ahí
darte sombra y cobijo.

Tu impaciencia y tu deseo
son lentos ahora,
como si de pronto fueran conscientes
de que tus huesos no responden
a tus impulsos.
Pero no puedes dejarlo que se seque
ahí tirado,
sin servir siquiera para un último fuego.
El fue tu alegría
¿ Recuerdas?
Verle balancearse te devolvió la ilusión.

Tu semblante ahora se ha ensombrecido
y te han caído encima siglos.
No le dejes a merced del abandono,
hazle al menos un entierro digno.

Que los pájaros le cortejen con trinos de eternidades.


Foto Goyo Hueso


Comentarios

reltih ha dicho que…
uffff, tu inspiración no tiene límites!!
besos
Pedro F. Báez ha dicho que…
Milagros, qué poema tan triste y tan profundamente bello. Me sacudió desde adentro. Fui ese árbol caído al que procuras dar dignidad. Fue ese tronco tumbado y abatido, sin otro recurso que ser pasto del invierno o pasto de las llamas... Así es también nuestra vida, aunque no nos detengamos a pensarlo de esa forma. Y tú, luminosa y enorme como eres, te compadeciste del tronco y lo hiciste luz... Sólo tú podías. Abrazos.
angel ha dicho que…
Hola Milagros: Poema hermoso pero triste.

Pasa buen fin de semana.

Bikiños. Ángel.
M. Angel ha dicho que…
Milagros, flor de primavera, poema triste y bello como tu alma.

No dejemos nadie muera en el olvido, y eso es lo que muestras en tu linda poesía

Abrazo fuerte.

M. Ángel
Laura Caro ha dicho que…
Siempre que un ser vivo muere, se merece una digna despedida.
Me gustó la última frase:
"Que los pájaros le cortejen con trinos de eternidades"
Es una frase preciosa y profunda.
Un abrazo.
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

Aunque viejo y derrotado, sus ramas secas nos pueden regalar un poco de calor en el hogar. Con gratitud debemos despedirlo, cual si fuera un anciano que se ha ido.

Gracias por visitarme,

Abrazos.
Noray ha dicho que…
Como siempre, es un deleite disfrutar con tan alta poesía. Sólo me queda recordarte aquellos versos del Machado con los que cerraba el poema A un olmo seco

"Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera."




Un fuerte abrazo.
María Socorro Luis ha dicho que…
Precioso, como es habitual en ti.

Y qué bien traída esa estrofa de Machado que transcribe Noray.

Besos y cariño. Soco
FRANCISCO PINZÓN BEDOYA ha dicho que…
Llego a leerte y me quedo un rato dando vueltas

Quise dejarte mi huella y mi salduo garnde... como un MILAGRO
Alma Mateos Taborda ha dicho que…
Inmenso poema de gran calidad. Aplaudo tu talento amiga. Un abrazo
Sergio ha dicho que…
muy bueno
Sergio ha dicho que…
muy bueno
Leo ha dicho que…
Hola, mi querida amiga, excelente inspiración para darnos a entender lo que nos puede pasar en la vida y ser magnánimos con los caidos.
Gracias por compartir.
Que tengas un feliz Domingo.
Abrazoooooos.
Leonor

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.