Ir al contenido principal

Los misterios de la luz







Ven, siéntate conmigo.
No vayas por ahí como niño alocado.
Serénate en la sombra y descifremos juntos
los misterios de la luz.
Echa tus lágrimas al viento,
como la tierra cuando se esconde el sol.
Las apariencias a veces equivocan;
los árboles que ves, tienen color.




Foto Goyo Hueso

Comentarios

Leo ha dicho que…
Muy bueno, querida Milagros, si, de acuerdo, como las personas que muchas veces aparentamos lo que no somos, reflexiona y no echemos las campanas al vuelo antes de haberlas tañido aunque solo una vez.
Abrazos, que tengas un buen día.
Leonor
María Socorro Luis ha dicho que…
Siempre me gustan tus poemas, Milagros.
Por eso vengo.

Un abrazo con fuerza.
Daniel Egido ha dicho que…
Bonito Milagros :)

Te saludo ya que paso por aquí :)
Cecy ha dicho que…
Linda propuesta Milagros.

Un abrazo Amiga!
Pedro F. Báez ha dicho que…
íntimo, sereno, sosegado poema, Milagros. Se siente en la piel como el sol de la mañana o como una caricia suave y reconfortante. Leerte siempre me devuelve la fe en la magia de las personas, en tu magia. Abrazos.
Qué poema tan lindo y conmovedor, en pocas líneas todo lo que expresas, Milagros.

Un abrazo

Maite
ALE. ha dicho que…
Asi es,en todo,si nos quedamos con la superficie y aparente nos estaremos perdiendo mucho.

Besos.
Anouna ha dicho que…
Siempre que te leo quedo aún más sorprendida de tu belleza, de esa alma que tiene tan sensible mirada.

Me cabeceo pensando ¿Cómo lo hace??
eres genial, genial y genia.

Es un hermoso poema invitando a la calma, la contemplación, y el misterio de seguir vivos. Los árboles siempre tienen color aún en los días más sombrios es una gozada mirarlos.

Mil besos mi amiga, te quiero mucho, tu poesía me llega dentro.

Anouna

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.