Ir al contenido principal

Acabó.



Acabó la luna de miel de los  equilibristas.
Ningún sentimiento es un puerto seguro.
Ahora son continentes separados,
 con distinto paisaje.
 En la playa hay hogueras extinguidas por olas.
 Se repite la historia, la soledad impuesta,
 por la vida  y  el tiempo .
No hay descubrimiento, tampoco reconquista.
 Lo que  se divisa no es una tierra nueva.

Foto Milagros

Comentarios

Marisa ha dicho que…
Me alegra haberte encontrado. Te apunto la dirección de mi blog, por si quieres pasarte por allí:
diasehijos.blogspot.com
Jorge Encinas Martínez ha dicho que…
Tu poema es tremendo y "escarpado". Supongo que hay gente que se acostumbra a que su tierra no sea tierra, y sea el mar.

Un fuerte abrazo
Sherezade ha dicho que…
Amiga, quizás no necesitamos irnos a otra parte, quizás cuando eso se desea es que queremos huir....pero, quizás, hay que escarbar en nosotros para seguir. Qué cierto es que ningún sentimiento es un puerto seguro, pero los humanos nos cansamos de cotidiano y si no nos mueven los sentimientos.¿ qué nos puede mover?
Un gusto leerte
Una estrella que te conduzca hasta el horizonte esté donde esté
Sherezade
Pedro F. Báez ha dicho que…
¡Pues a explorar y colonizar estas tierras nuevas! Sacude el poema, Milagros, porque destila verdades. Después de tanto navegar y no encontrar refugio ni amparo en viejas radas, es siempre reconfortante encontrar puerto nuevo y seguro donde carenar para tomar descanso y hacer reparaciones. Hermoso y visceral, Milagros, como todo lo tuyo. Te abrazo, Mujer-Moncayo.
Leo ha dicho que…
No nos cansemos, rebusquemos dentro de nuestro puerto, pues vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer.
Muy bueno este poema, para debatir.
Gracias mi querida Milagros por compartir.
Muchos abrazosssss
Leonor.
Seroma ha dicho que…
en ocasiones, y si hay tiempos, los continentes que se separan en un espacio finito terminan encontrándose en otro lado al finalizar su vagar...
La sonrisa de Hiperión ha dicho que…
Equilibrista busca circo, y estabilidad fuera del alambre.

Saludos y un abrazo.
Anouna ha dicho que…
A veces duele tanto la vida y sus tiempos. A veces se siente tal como el poema soberbio de hoy...que todo acabó. ¿Acabará tambien la vida?

Muchos besos
reltih ha dicho que…
-CASI ME TIRO AL ABISMO!!
reltih ha dicho que…
-CASI ME TIRO AL ABISMO!!
VIVIR ha dicho que…
Llevas la poesia muy adentro de tus adentros.... hay mucho sentimiento y pasión en tu blog... desprendes nobleza sobre todo y en algunos casos... nos traslada a tu mundo... he leido varias entradas de este magnifico blog y es magnifico...

Te felicito Mila
Pablo Palma ha dicho que…
Hola Milagros...
Soy Pablo Palma, un joven que apenas empieza su rumbo en las letras y que busca compartir con otras personas, la belleza de la poesía. Yo también escribo poesía y últimamente, me he dedicado al cuento, te pongo mi dirección, para si tienes tiempo, lo visites.
Gracias de antemano. Hermoso poema "Acabó".
http://misletras-poesiasycuentos.blogspot.com/

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.