Ir al contenido principal

Pequeños susurros.



Seré siempre manantial
esperaré tu trino;
al final siempre vuelves a la fuente
El tiempo es un punto y seguido.


Te rodearía con mis brazos
y te curaría  con besos universales


Es angosto el camino
pero en tu cumbre blanca,
me gustaría ser estrella
y derretir tu nieve.


Haré con mi ternura
un mar de sonrisas
con olas que te acunen
y  te olvides de la playa.


Hoy tiro a la basura mis inseguridades.


Me he vestido de blanco
pero no estoy en blanco.



Se que siempre doy más  de lo que recibo
pero  eso me  llena.


Si anochece  amanece.
Te esperaré en el alba
cuando el trigo recién nacido
parece, una proclama de cristales  


Foto Goyo Hueso. 









Comentarios

Lucas Fulgi ha dicho que…
Muy extraño el ritmo. Por momentos suspende y por momentos empuja.

Saludos
Seroma ha dicho que…
"Me he vestido de blanco
pero no estoy en blanco."..

me han gustado especialmente estos versos.... sigo leyendote..
Alicia María Abatilli ha dicho que…
Hola mujer de palabras mariposas.
Te dejo un abrazo.
Alicia
RELTIH ha dicho que…
ENTONCES USTED ES UNA PERSONA MUY FELIZ!!!!
BESOS
Leo ha dicho que…
Precioso mi amiga Milagros, como todo lo que escribes, bueno y hermoso.
Abrazosssssss
Leonor
Mayte Freire ha dicho que…
Hola,

Me gusta especialmente el verso que dice: Siempre doy más de lo que recibo pero eso me llena...

Yo soy feliz queriendo aunque no me quieran de la misma manera, porque querer me completa.

Precioso poema.

Un placer visitarte.
Juan Risueño ha dicho que…
El tiempo, punto o no, suma y sigue pero sólo unido a nosotros. A solas nada tendría que contar ni contarse.
Ni nosotros sin él nada que contar.

PB.- Perdona la broma

Un abrazo

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.