Ir al contenido principal

En mis delirios de noches desveladas.




En el Medievo de la indiferencia
busco esa imagen que  creé 
y no la encuentro.
Por las calles estrechas, sospechosas,
está la noche tan  quieta y tan vacía,
 que las antorchas son derroche.
No quiero que se  fundan mis estrellas
sintiéndome  brasa apagada.
Voy a ponerme mi armadura  de hierro
y no permitiré que me tire el galope,
no luchare frente a frente  con nada
caliente o frío el acero mata.
Ya no tiene sentido
que me arrodille en tierra;
no existe  almena, ni corcel, ni  camino.
Se ha quedado el invierno  sin sayo
 pero no quiere ser  un mendigo;
renuncia  a las cruzadas
que conquistan con sangre
valijas   de diamantes y de oro.
No hay riquezas que compren  un trono,
ni un jergón  de caricias y de besos.
Entre rejas  te encerraré y tiraré la llave.
Las trompetas anuncian un torneo
 de cometas castrados 
 sin escudo  ni reino.
Abandono el combate,
 tuya  entera es la arena.
Arena es el triunfo si se disfruta solo.

Foto Goyo Hueso.



Comentarios

Galería de Letras ha dicho que…
Hola, de paso por tu espacio y que agradable encuentro he tenido con las buenas letras y muy juiciosamente tu unes para hacer hermosos poemas.

Un abrazo desde Barranquilla, Colombia, y mi invitación cordial a que nos tomemos un buen café en mi Galería de letras.
Galería de Letras ha dicho que…
Hola, de paso por tu espacio y que agradable encuentro he tenido con las buenas letras y muy juiciosamente tu unes para hacer hermosos poemas.

Un abrazo desde Barranquilla, Colombia, y mi invitación cordial a que nos tomemos un buen café en mi Galería de letras.
Edurne ha dicho que…
Estuve hace un rato, cuando acababas de colgar esta entrada... Y algo ha cambiado, no sé si sólo la foto, o que tal vez en una segunda lectura me entra mejor este poema.
Me ha gustado mucho mucho...

Un besote, guapa!
Y a empezar con fuerza este año!
;)

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.