Ir al contenido principal

Balada de las venas sin aire


Mi sangre extraída y entubada
Mi sangre extraída y entubada,
como las faldas
que vestían mi juventud,
en nueve tubos;
etiquetada con un código de barras,
tapada con el arco iris,
es llevada junto a otras
a un laboratorio.
¿ Comprenderé por qué mi sangre es cerezo,
por qué está tan enraizada,
por qué siento con tanto brío?
O quizá lo único que sabré será
el azúcar que contiene,
el hierro,el colesterol,los triglicéridos…
A ellos atribuirán mi desilusión
y mi cansancio.
¡ Que sabrá la medicina de los verdes pastos!

Foto Goyo Hueso.


Comentarios

MarianGardi ha dicho que…
Eso digo yo que sabrá la medicina de lo que corre por las venas del pensamiento?
Este me gusta, en mi opinión es bastante bueno.
Un abrazo y no te vayan a desangrar con quitarte tanta sangre. Malditos mata sanos!!
Anónimo ha dicho que…
Mira Milagros es un poema con sentido muy propio, como debe ser un poema, sin rastros del autor--al menos yo no los veo--de los que a mi me gustán....un canto de la irrealidad que hace tmucho....pero es para gente con cierta formación poética....Un abrazo

Luis Ángel Marín Ibáñez
Geminiana ha dicho que…
Si se pudiera hacer una transfusión de la imaginación...ya tengo escogida a la donante ;)
Enhorabuena, otra vez.
José Ramón ha dicho que…
Milagros que bella entrada con este poema.
Feliz fin de semana saludo desde…
Abstracción textos y Reflexión.
Zulema ha dicho que…
expresaste lo que siento cuando veo mi sangre en manos de desconocidos.
te invito a visitar mi blog
zulemaasaldini

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.