Ir al contenido principal



Comparto con vosotros este audio que me ha enviado

 Jorge del Nozal

Excelente rapsoda como podeis comprobar con una voz muy bonita.


Espero que os guste.

                                                                   " Muchas gracias Jorge"

Comentarios

Alicia María Abatilli ha dicho que…
Gracias por compartirlo.
Un abrazo.
Alicia
Azrael ha dicho que…
¡Precioso Milagros!
Un abrazo mi amiga.
josep ha dicho que…
Hermoso poema y bien recitado recitado, como tu dices amiga un gran rapsoda el amigo Jorge. Un placer oírle a él y leerte a ti en este bonito blog lleno de magia y ternura.
Saludos.
MarianGardi ha dicho que…
Vaya portento de voz, estremece!!
Bello poema.
Enhorabuena al poeta!!
Un abrazo querida amiga
Jorge del Nozal ha dicho que…
Gracias a ti Milagros,por habernos
ofrecido esta poesía tan preciosa
y gracias a los demás por la parte que me toca.
Un abrazo.
Roberto ha dicho que…
la lectura y su recitamiento te lleva a lo sublime
Roberto Pac
Laura Caro ha dicho que…
Me uno a lo que dicen los demás.
Un abrazo, Milagros.
Y felicidades a ambos.
Anónimo ha dicho que…
Milagros, este poema con sello de Eros dignifica la auténtica poesía,la poesía pura, la que capta de las cosas su verdad, aquella que la aptitud nominalista que ha presidido la humanidad, casi toda la existencia es imposible de asir.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.