Ir al contenido principal




Cuando no hay techo, hasta las zarzas
pueden ser refugio de la lluvia.
A veces hay que elegir si empaparte
o correr el riesgo de romper la ropa.
La sangre que sale al exterior
es menos peligrosa  que un derrame.
En este instante asumo lo que no me alcanza
lo que no está en mis manos,
aunque siento el pinchazo todavía enconado
de lo que no ha conseguido mojarme
mientras se seca al sol mi rebeldía. 






Con este poema intento poner punto final a una etapa poética . Voy a tomarme un descanso no se por cuanto tiempo. Quiero aprovechar para trabajar poemas porque la mayoria de los publicados son un boceto de como acaban después de reposarlos y trabajarlos. Aunque así también están debidamente registrados y tengo los resguardos correspondientes. Este blog me ha dado muchas alegrías y me ha abierto muchas puertas y ha llevado mis poemas por todo el mundo. Os pido disculpas por no haber correspondido a vuestras visitas . Estoy cansada y es una de las causas por las que he decidido  parar , para volver con mas fuerza y con poemas nuevos. Espero que no me olvideis. Yo no os olvido a ninguno. Hasta muy pronto. Besos. 

Comentarios

Leo ha dicho que…
Excelente, metáforas con doble fondo,
Muchos abrazos, mi amiga Milagros.
Leonor.
Alicia María Abatilli ha dicho que…
No te vayas, no lo hagas.
Eres imprescindible aquí, en todo lugar.
Un abrazo
María José Rubiera ha dicho que…
Haces bien en permitirte una temporada sabática, mi preciada amiga. Sé muy feliz.
P.D. Aguardaremos tu regreso.
Edurne ha dicho que…
Descansa y refuerza tu interior poético.

Por aquí seguiremos, de una u otra forma.

Un besote enorme y mucha suerte en todo!
;)
Geminiana ha dicho que…
Reinventate, que aqui estaremos para ver la explosión de colores cuando vuelvas.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.