Ir al contenido principal




A la altura de tus ojos
 veo reflejada
 tu historia en la retina.
Tu cornea es  mar.
 pero nunca  cruceros
navegarán por ella ,
sólo  barcas de teca
pintadas de arco iris.

Me alegra
 proceder de ese bosque
que me  facilita flotar
por globos oculares,
y comprender así el origen
del salitre de las lágrimas.

Hago mías
 historias que otros
 ignoran y descuidan,
y soy  universal mirada
de iceberg y palmera.


Comentarios

MarianGardi ha dicho que…
Es muy bonita, me gusta, pero yo le quitaría al principio alguna de las cuatro tu.
Suena repetitivo.
Un abrazo Milagros
Voces del cerro aislado ha dicho que…
"..universal mirada
de iceberg y palmera." que hermosa manera de plasmar sentimientos...
Precioso y ese TU, recalca lo que quieres resaltar haciéndolo más fuerte.
Muchos abrazos mi amiga
Leonor
María Socorro Luis ha dicho que…

Me ha impresionado profundamente este bello poema. Original y sugerente.

Abrazo cercano.

Entradas populares de este blog

De vuelta.

 Vuelvo después de estar perdida  por mundos que me han hecho menos buena. Al menos más desconfiada.  Esta todo tan lleno de hipocresía y de amistad interesada la poesía en manos de pseudo poetas que ignoran a quien no mercadea con sus versos.

Duele

Duele que se haga de día  y ver que durante la noche has caminado por un estercolero sin verlo ni notarlo y estar rodeada de basura que no sirven para nada . Montañas de vivencias desechables, sin reciclaje, te cortan el paso sin avance posible. Duele y te sientes estúpida. Pero te das cuenta que no caminas sola , muchos otros caminan de vuelta con el amanecer, y vas equipada para dejar atrás tus despojos.

Reir entre las olas

Nunca tuve una venda en los ojos. Siempre supe que para alumbrarte tenía que preñarme de sueños. Sabía que este iba a ser el tributo: Nada es gratis y menos para el alma. Pero no podía dejarte sin tu génesis que me supera y me trasciende. Por eso me embarqué en la travesía más arriesgada de mi historia; y aquí estoy flotando en una tabla resto de un naufragio de emociones. Pero tú vuelas libre, por ti mismo, y eso me hace reír entre las olas. Foto Milagros