Ir al contenido principal

Quizá





Al fondo del abismo
caen entre vértigos y ansiedades
por un terraplen de ausencias.
No se si habrá en el fondo
una red que evite su suicidio.
Todo es niebla y nieve congelada.
Al borde los llamo con angustia
pero sólo percibo mi eco desgarrado.
Quizá tengan su propio arco iris
y queden eternamente ingrávidos.


Foto Goyo Hueso

Comentarios

Samuel Rego ha dicho que…
¿Quizá los recuerdos?¿quizá unos versos?
Me muero por saberlo.
Un beso
MarianGardi ha dicho que…
Llamarlos desde el borde del abismo y ellos siguen su camino de descenso.
Hermoso como el agua cuando cae en cascadas y refresca el calor de la selva.
Un abrazo querida Mila
anabel ha dicho que…
Las dos andábamos hoy por las cumbres de altas montañas aunque por distintos motivos, me ha hecho sonreir...tal vezno sean tan distintos.

Un fuerte abrazo.
Liliana G. ha dicho que…
Quizás nunca hayan tocado el fondo del abismo y en lugar de caer, echaron a volar...

Muy bello, Milagros, muy bello.

Un beso grande querida amiga.
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Con red o sin ella, algunas caídas valen mucho la pena, Milagros.

Un besazo
Marian
Cecy ha dicho que…
Deja que se deslicen, para que renueven cosas buenas.

Besitos querida Milagros.
sam rock ha dicho que…
Un fuerte abrazo desde la ingravidez que nos sirve para sortear los abismos de la vida.
María ha dicho que…
Un placer llegar hasta ti, tienes un precioso blog, es un placer para los sentidos. Felicidades. Un fuerte abrazo
reltih ha dicho que…
la verdad, suena como un desgarro desde dentro.
besos
Ana Villalobos Carballo ha dicho que…
Un poema que duele. Hay caídas que aunque desgarran son necesarias.
Un gusto leerte.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.