Ir al contenido principal

En la última fila


En la última fila observo el espectáculo
amparada por la penumbra;
nada consigue distraer mis voces interiores,
mis imágenes tatuadas.

A la luz de la luna la pantalla panorámica
me muestra solamente fotogramas
retocados por la mitología.

Dudo si el argumento tiene la veracidad
de mis constantes vitales
para no entrar en coma.

No sé cómo afrontar las luces encendidas.


...................



Comentarios

MarianGardi ha dicho que…
Creo que pones demasiado drama donde todo es fantasía y sueño.
Los fotogramas son irreales como la propia película vital.
Hermosos versos, sube el tono vital por favor...
Mira que voy y te bamboleo con un achuchon de abrazo que te pongo al dia MMM
María (lady) ha dicho que…
Escucha tic-tac,
de tu corazón
eso es real
no ficción.

Si miras esta noche al cielo
verás que está sonriendo.
La Luna es su sonrisa
y hoy no tiene prisa.

Puedes recostarte en ella
jugar con las estrellas
saltar de nube en nube
.....
qué decirte a tí, Poeta,
¡animo!
La Vida es Bella!!!
Un abrazo fuertote!
izara ha dicho que…
no importa de donde miras,
las luces encendidas,
sino el rayo que desvía,
un corazón que ama,
sobre las sombras escondidas.

Un fuerte abrazo Milagros.
Adolfo Payés ha dicho que…
Un poema que nos hace reflexionar con tu luz escrita..





Un abrazo
Con mi saludos fraternos..

Que esta semana sea de las mejores, son mis deseos..
Samuel Rego ha dicho que…
Para resolver tu duda: afróntalas como su Creadora porque tu poesía resplandece.
Un abrazo Milagros.
Mery Larrinua ha dicho que…
...la luz esta...ahi esta la luz...
un beso
Gastón Daniel Avale ha dicho que…
Nada como una imagen reflejada en cualquier lado para que nos abra las puertas de la percepción... las luces por lo general no estan hechas para los escritores, porque todos tienden a alejarse de los flashes, los reflectores....el escritor de verdad escribe en la penumbra, con la luz de una vela, romanticamente a su soledad, comparte secretos en voz baja. Hermosas palabras! besos
Amelia Díaz ha dicho que…
Inquietante...me dejas desasosegada.

Un poema de luces y de sombras magnífico.

Y que brilla con TU luz.
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
Querida Milagros:

En todos nosotros habitan luces encendidas y otras apagadas, afronta con ilusión las que dan luz porque marcan el camino de la esperanza.

Conmovedor y precioso poema como siempre.

Recibe todo mi afecto y admiración.
Besos amiga,
Cris.
Anónimo ha dicho que…
Hola Milagros:

Vengo recomendada por Cris García Barreto, hace tiempo que me habló de ti, pero es que soy muy perezosa. Ahora, lamento mi pereza.

Todo argumento puede tener o no la veracidad para afrontar esas dudas internas.

No temas a las luces encendidas son la vigía del alma.

Te felicito.

Un fuerte abrazo.
Encarna
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, deja los soles entren en tu alma para que sigas regalando tus lindos versos

De tus versos no opino,
sabes cual es mi pensar,
versas siempre tan lindo
Que sois rosa para amar

Abrazo sincero

M. Ángel

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.