Ir al contenido principal

Hoy.



Déjame hospedarme en ti.
Sentir tu respiración y tu calor como sábana.
Soy invisible pero conservo mi latido.
Mis ojos son ventanas abiertas sin persianas.
La belleza acaba siendo poso pausado,
una reminiscencia de exuberancia;
pero la plenitud se alcanza cuando,
se borra la angosta senda que la corona.

Cambio fachada por presencia.


*****


Comentarios

Mery Larrinua ha dicho que…
Me gustaron estos versos para pensar!
un abrazo
RELTIH ha dicho que…
ENTRE MÁS TIEMPO MÁS PURO SE HACE EL AMOR.
BESOS
Maria Eugenia Rojas Alegria ha dicho que…
Que gusto haber encontrado tu Blog, me he deleitado con tus magníficos versos, gracias por compartir.
Encantada te sigo.
Saludos y abrazos desde Palencia.
Mau
Maria Eugenia Rojas Alegria ha dicho que…
Que gusto haber encontrado tu Blog, me he deleitado con tus magníficos versos, gracias por compartir.
Encantada te sigo.
Saludos y abrazos desde Palencia.
Mau
Juan Risueño ha dicho que…
La fachada está fuera de la casa aunque sea parte de ella. Y se está más calentito dentro.

Saludos
♥hadama♥ ha dicho que…
puro limpio amor eterno un beso
♥hadama♥ ha dicho que…
puro limpio amores eternos sentimiento clavados con cariño en alma y el corazon
Pedro F. Báez ha dicho que…
Qué maravilla poder regresar a leerte, a disfrutarte, a sentir que soy recibido y que puedo admirarte y aprender de ti como siempre. Un gran abrazo, amiga mía. Ya estamos, de nuevo.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.