Ir al contenido principal

Morir.



Morir  es un desgarro en la placenta de la vida,
un nuevo nacimiento.
Las goteras son proyectiles incómodos
que desde el techo de su  maternal carpa,
nos golpean y licuan;
 mientras avanzamos por el lodo
 hacia la  salida de nuestros afanes.
Afuera nos aguarda una fuente  potable
y  un banco  a la sombra.

Fotografia y poema
Milagros  Morales.



Comentarios

Pedro F. Báez ha dicho que…
Poema y foto son desgarradores, y como llenos de misterio que extrañamente se trueca en promesa. Un beso grande.
Anónimo ha dicho que…
[url=http://www.kamagrashop.pl]viagra[/url], balk my site. If you are interested in entourage, see [url=http://www.4uescort.de]huren[/url] or [url=http://www.escort4u.pl]ogloszenia towarzyskie[/url]
Lucas Fulgi ha dicho que…
Muy bella imágen, el final es el perfecto descanso después de caminar por el lodo junto a tus palabras.

Saludos
RELTIH ha dicho que…
qué cosa es nacer, no?
besos
Luis Nieto - 'Papelylápiz' ha dicho que…
Si no supiéramos que vamos a morir, ¿escribiríamos poesía? ¿distinguiríamos la belleza sin concepción de lo efímero?

Un cariñoso abrazo desde 'Poemas del volcán'
♥hadama♥ ha dicho que…
es eterno este escrito de esos que quedan plasmados en libros de verdad escrita un beso
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, paso a saludarte a la vez a deleitarme como siempre, de tus lindas poesías.
Pese a no comentar mucho, no estás en el olvido.
Abrazo
M. Ángel

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.