Ir al contenido principal

Decepción.



Me apagaste con un jarro de agua fría
y no me dio tiempo a reaccionar;
 hallaste los poros de mi piel  abiertos
 no tuviste piedad.
Nada fue ya lo mismo desde entonces:
Muerta volví a resucitar.


Comentarios

Seroma ha dicho que…
cosas así suceden... luego es imposible reconstruir...
Jota Torres ha dicho que…
Tal cual Fenix vagabundo que la vida enseño a renacer de sus cenizas, mucho más bello y esplendoroso.
RAFAEL H. LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

Hay cosas que realmente nos caen como un balde de agua fría.

Un abrazo.
María Socorro Luis ha dicho que…
Precioso. Ritmo y sentimiento.

Dos besos
Juan Risueño ha dicho que…
A fuerza de golpes, los años, el corazón crea por fuera una capa de hormigón armado. Pero solo para lo no deseado. Debe cuidarse de sufrimientos vanos.

Un abrazo Milagros
MarianGardi ha dicho que…
A todos nos pasa alguna vez, estas decepciones no matan, a veces nos hacen despertar como en tu poesía.
Un abrazo querida Milagros

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.