Ir al contenido principal

Triduo






I
Siempre he sido cuestionado:
 No he seguido las señales  de  la tradición
o de la ley.;
he andado sobre las aguas,
he pescado  cerca de la orilla
 y las monedas se las  he dado al Cesar.
Sirvo a Dios  campo a través
 marcando un ritmo
que pueda llevarse con sandalias;
por eso  soy consciente
de  que pagaré  con mi vida.
Nadie quiere la libertad del alma.
II
Os he invitado aquí- a todos y a todas-
alrededor de una mesa,
 no quiero hablar de despedida .
Sé que notáis las ojeras de mis noches en vela,
no creáis que tengo claro de que va  esta movida;
y eso me duele más que mi propia condena.
Yo vine a abrir ventanas sin rejas ni cortinas,
pero la humanidad las cierra.

III
Os lavaré los pies  para que os sintáis reconfortados
os queda todavía  un camino sideral.
De vuestras huellas depende
que no  caigan estrellas  a la mar.
Sed siempre arco iris.



Comentarios

Blanca Langa ha dicho que…
¡Qué hermoso, Milagros, qué poema tan hermoso!.
Un abrazo muy grande.
maria ha dicho que…
Milagros, tu poema es genial debias de estar muy enfadada porque te ha salido infinito , lleno de luz para los que te leemos.UN besito princesa
maria ha dicho que…
Milagros, tu poema es genial debias de estar muy enfadada porque te ha salido infinito , lleno de luz para los que te leemos.UN besito princesa
Juan Risueño ha dicho que…
Poema apasionado; triduo de siglos pasados, y espero que venideros. Aunque quede solo de fondo.

Un abrazo Milagros
Seroma ha dicho que…
de lo mejor que he leido de ti (y eso que todos tus escritos mantienen su calidad) mis felicitaciones
José Ramón ha dicho que…
Un poema lindo Felices Pascuas.
Saludos desde
Creatividad e imaginación fotos de José Ramón
Anouna ha dicho que…
Es realmente emocionante, fascinante, para leerlo mil veces y guardarlo como un tesoro más. Tu poesía es así, una renovación constante, manteniendo tu línea en movimiento y hacia adelante.

Grandioso amiga, eres Poesía!

Beso
Anouna

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.