Ir al contenido principal



Después de la lluvia
en los charcos de mi camino
 se refleja el cielo
y me creo capaz de alcanzar la copa
de los árboles invertidos;
un sueño que se despierta, 
porque al intentarlo,
 muevo el  agua.





Comentarios

Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho que…
todo en tierra niña que no ve y devolvemos su mirar y sin embargo se aisla para nuestra soledad...un fuerte abrazo Milagros.
Seroma ha dicho que…
pero soñar vale la pena
Samuel Rego ha dicho que…
¡Que va, que va Milagros!
Con este poema levitas venciendo la tiranía de la gravedad

Un abrazo.
Leo ha dicho que…
Milagros, muy bello, pero no revuevas los charcos, te puedes ensuciar y a los cipreses borraras.....pero....si vieramos la vida alrevés lo que no nos conviniera lo pisábamos....
Abrazos mi amiga.
Leonor.
patxi(PASCUAL PÉREZ RIBOT) ha dicho que…
Nunca llueve a gusto de todos.
Un placer leerte.
Saludos y que pases buen día.
Sneyder ha dicho que…
A veces los reflejos distorsionan la realidad...

Un cálido abrazo
Angeles ha dicho que…
La lluvia bendita que purifica el alma... Me gustan sus versos, me quedo por aquí, para seguir disfrutando de ellos.
Un placer leerte, un abrazo
Carles Valls ha dicho que…
¿Te gustaría publicar gratis tu libro en tapa dura? Yo lo hice con Printcolor. Si te interesa, soy Carlos y puedes contactar conmigo en este e-mail cvallsca@gmail.com o visitar mi blog
www.publicarunlibro.com
Nana ha dicho que…
Me gusta...De cierta forma me hace sentir la decepción de un infante, un sentimiento que raspa con la melancolía pero a la vez con la ilusión del descubrimiento.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.