Ir al contenido principal

Hoy me siento rara, extraña, diferente...

Como si este mundo no fuera conmigo.

Quizá el ser tan transparente me quita misterio,

pero así descubro lo que es ajeno a mí;

y me duele el mundo de las sombras

del que surgen resplandores fugaces

que luego te hacen sentir desalumbrado.

Me da pena, mucha pena

la invisibilidad de lo auténtico.

Lloro en una órbita de fogonazos

que descontrolados ,queman el bosque

según la dirección del viento,

y me siento huérfana de promesas

de estrellas fugaces.




Esas que me hicieron creer en el infinito

de una mirada furtiva.

Comentarios

Alicia María Abatilli ha dicho que…
Ese extrañarse de uno mismo, a veces duele, pero a veces es un renacer.
MarianGardi ha dicho que…
Milagros la invisibilidad de lo auténtico tiene que ser así. Esa es la maravilla. Cuando las cosas se hacen visibles o ganan la adoración de sus congéneres o el desprecio y la muerte. Más autentico que fue Jesús, y todos los mártires de la historia.
Y qué poco les sirvió. Luego los seguidores montaron religiones llenas de pomposidad y púlpito o pálpito donde palpita papito Papa. Un abrazo poeta
Jesús M. ha dicho que…
Suscribo tus palabras una por una. Saludos.-
María Socorro Luis ha dicho que…
Tu poema es autentico. Y es visible.

Siempre un placer venir.

Abrazo.
Moji Le Poète ha dicho que…
Me gusta mucho la forma en la que escribes, yo tambien trato de escribir un poco y me gustaria la opinion de una persona talentosa como tu, si tienes tiempo podrias pasar por mi blog...

http://mojilepoete.blogspot.com/

Moji Le Poète
Laura Caro ha dicho que…
Cuánto me suena ese sentimiento de no pertenenencia a este mundo...

Es un placer pasar a visitarte.
Siempre me voy más llena de lo que vine.

Un abrazo, Milagros.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.