Ir al contenido principal


Con la mirada abarco el horizonte.

Más allá de las redes
desafío tormentas
que se  llevaron  a mis hombres
 mar adentro.

Les espero eternamente
en el acantilado de mis brazos
donde no hay naufragio;
 mi pecho es fuente
 que amamanta la espera.

Las olas rugen culpables
contestando a mis lágrimas,
intentan acallar mi llamada
 de madre,
                        esposa ,
                                              abuela;

La sal se vuelve amarga,
el tiempo se relenta
y el azul permanece
sin devolver los muertos.

Foto Goyo Hueso.

Comentarios

Leo ha dicho que…
Buenísimo y precioso, mi amiga.
Aplausos.
Muchos abrazosssssssss
Leonor
Juan Risueño ha dicho que…
La mar, hermosa y traicionera. Y la inmensa y resignada fuerza de quienes esperan regresos de por vida.
Hermoso, profundo, Milagros.

Un abrazo
María (lady) ha dicho que…
Cuantos ojos en el orizonte,
cuantas lágrias bañando redes, puertos y playas.
Realmente hermoso!
Un beso.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.