Ir al contenido principal

Tarazona.





Una inscripción  en el suelo
comienza el  recorrido por estrechas calles
llenas de cuestas ,plazas y escaleras.
Algunos edificios, con solera envejecidos
y otros con desidia.
El recinto amurallado hace visible
la desaparecida muralla.
Todo parece distinto hoy,
pero mañana,
 será suposición lo que ahora es certeza.
-La historia tapa su intimidad con la leyenda-
Las banderas del puente se han deshilachado
y la torres son nodrizas de cigüeñas.


Foto Goyo Hueso.
Poema. Milagros Morales. 



Comentarios

Fina Tizón ha dicho que…
Un poema que describe la belleza de Tarazona y consigue trasladarnos a ese lugar aunque sólo sea con la imaginación.
Un saludo.
FINA
Anónimo ha dicho que…
..pues no sé....las cigueñas siempre son releídas en las cifras exactas...y las calles buscan la reincidencia sobre su empavesado palimpsesto...en el murmullo de los signos cuaternarios...tal vez descifrando el delirio de otra edad...o el misticismo de un órgano insultantemente devoto...

Luis Ángel Marín

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.