Ir al contenido principal

Fuente



Te sentaste en un banco de mi jardín
y observabas mi ir y venir
angustiado y obsesivo.
Veías como encendía y apagaba
la lámpara de mi mesilla,
cómo desayunaba con antidepresivos .
Pero tú seguías sentado en espera,
sin invadir mi libertad.
Yo te veía, muy ocupada
con cometas que creía pájaros.
Seguías bajo el sauce, no te ibas.
Por fin decidí ofrecerte un vaso de agua,
y tú sentiste cómo yo  te la pedía.

…Así tu agua me hizo fuente.



Foto Victoria San Juan

....

Comentarios

Laura Caro ha dicho que…
Nada como ser necesarios como el agua .
Difícil cometido.
Un abrazo.
Elena Lechuga ha dicho que…
El agua que me bebes
es la que te niego,
la que te pido
es la que tengo
María Laura ha dicho que…
HOLAAAAAAAAAAA!!! SE QUE PASO MUCHO TIEMPO SIN VISITAR A MIS AMIGOS, PERO NO LOS OLVIDO,

ADORO LAS FUENTES, UN BESOTE
Pedro F. Báez ha dicho que…
Milagros, precioso el poema y preciosa la foto. Ando con un catarro espantoso, pero vine porque tus poemas son para mí como la sopa de pollo, que reconforta. Para no contagiarte, no te dejo abrazo. Te soplo besitos a la distancia y con máscara anti-contagio. Jajaja
María Socorro Luis ha dicho que…
Te doy mi agua, me das la tuya...te necesito, me necesitas... Así el amor.

Abrazo.
MarianGardi ha dicho que…
Mientras unos observan, otros trabajan.
Luego los papeles se cambián, ofreces, ella o él siente que se la pides y su agua te hace fuente.
Buena colaboración!!
Besos querida Milagros
Luisa Arellano ha dicho que…
He leído todos los de la primera página... ¡genial!

Besitosss
Jorge Encinas Martínez ha dicho que…
Siempre me sorprende, Milagros, la manera en que sabes darle la vuelta a las cosas sencillas y convertirlas en poesía. Gracias y un abrazo
Cecy ha dicho que…
El agua es tan necesaria para vivir, y si así te sintieron y sientes, es muy fuerte de verdad!

Un besote amiga!
Leonardo Vaticano ha dicho que…
En el agua cristalina vemos nuestro reflejo, ya sea este, humilde, osado o impuro.

Pasate por mi blog de poesías!!

Saludos!
anabel ha dicho que…
Maravilloso Milagros, cuando damos es, en realidad, cuando más recibimos.

Me ha emocionado.

Un abrazo.
Liliana G. ha dicho que…
La fuente es un gran símbolo...

Intimista poema, Milagros, de esos que dejan el alma abierta para que el lector la conozca un poquitín más.
Precioso, amiga.

Besotes.
Esencia ha dicho que…
Esa necesidad de ser necesitados y encontrar la complicidad necesaria para lograrla... en que metafórica brevedad lo describes amiga.

Un gustazo leerte.

De corazón, esencia.
Victoriana Díaz ha dicho que…
Quiero beber agua de tu fuente, esa fuente que sacia, que fluye sentimiento y energia positiva.
Un beso Milagros.
Gabo ha dicho que…
Hola! primera vez que te leo y me pareces impresionante, una fuente de inspiracion en estos momento de sequia lirical, aqui estoy empezando yo en http://vodkaconpalabras.blogspot.com/

por favor leeme y dime que esta bien y sobretodo que esta mal, esta es una nueva faceta de la cual no quiero desertar, tu poesia si me entra, es como un bisturi atravesando mi inteligencia.
reltih ha dicho que…
es una fuente tu inspiración. un gustazo leerte.
besos
Anouna ha dicho que…
Uno al otro, gota a gota saciando la sed cada uno de su fuente gratuita.

Hermoso, llega y emociona.

Muchos besos mi querida amiga.

Anouna

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.