Ir al contenido principal

Rosa de Octubre

Tenía que pasarme a mí:
Nacer en octubre,
en un rosal ya otoñal,
sin otra rosa como yo en quien mirarme.

Sólo tengo crisantemos que me acompañan,
y tienen como destino el cementerio;
y los rayos dorados de sol en esta tarde,
 donde las campanas suenan a muerto,
y el viento hace los coros
de la improvisada  canción que es la vida.

Ningún pájaro en el cielo.

Poco a poco me deshojaré,
y mis hojas en el suelo  se revolverás con otras
 ásperas  arrastradas y pardas.

No seré otoño ni tampoco primavera:
 quedé  lejos del tiempo
 atrapado, en las espinas del rosal.
  

 .....

Comentarios

Leonel ha dicho que…
Pues, Milagro, vengo desde el blog del amigo Pedro y te digo que me he deleitado leyéndote, y regresaré. Esta rosa de octubre, se siente un poco melancólica, pero puedo decirte que los crisantemos, no siempre son una compañía triste, hay lugares donde se vuelve flor imperial y su acompaña la vida con alegría, aunque se deshojen también.
Como dije antes, regresaré.
Saludos sinceros.
Leo
Alicia María Abatilli ha dicho que…
Creo que eres todas las estaciones juntas, Milagro.
Alicia
Laura Caro ha dicho que…
Queda un sabor agridulce tras leerte. Nacer en otoño es sólo un comienzo circunstancial; lo importante es vivir las estaciones que durante años se suceden.
Si octubre es tu mes... FELICIDADES. Cumplir años es el mejor regalo.
Un abrazo.
reltih ha dicho que…
tu capacidad de describir es inmensa.
besos
sam rock ha dicho que…
Milagros, octubre en un bello mes para pasear por la naturaleza, sobre todo por los bosques. Escuchar el viento, las aves que aún quedan y el ruido de las hojas caídas cuando las pisamos. Felicidades por tu otoñal cumpleaños.

Un fuerte abrazo
Sneyder ha dicho que…
Toda estación tiene su encanto, el otoño colores, romanticismo…y flores preciosas entre otras muchas cosas.

Si cumples años FELICIDADES
Un fuerte abrazo
MiLaGroS ha dicho que…
Que no, que no cumplo años. jaaaaaaaa
Pedro F. Báez ha dicho que…
Jejejeje, sabía que muchos iban a confundirse al leer este bellísimo poema tuyo, porque piensan que estás hablando de alguna manera de tu fecha de nacimiento. Yo que sé un poquito más de ti, te digo: esta poesía es un bordado maravilloso que queda grabado sobre el sentimiento y sobre la memoria, pero rosa, eres, eterna. Para ti no existen el tiempo ni las estaciones, por eso tal vez te sientas —a veces— flotando en un limbo. No es el limbo de la muerte, sino el de la eternidad, que viene a ratos a medir la estatura de tu grandeza. Un beso y un abrazo, POETA. Hoy, Día de la Convivencia, te digo que es una fiesta y un honor sin límites convivir junto a ti en este ciberespacio que nos une con hilos invisibles.
José Ramón ha dicho que…
Milagros muy lindo poema.
Saludos
izara ha dicho que…
rosas sin tiempo,
pero hechas verso.

un abrazo Milagros.
Anouna ha dicho que…
Tú eres el Otoño una sino la más bella de todas las estaciones.

Eres naranja frutosa, y la uva que da buen vino a la mesa y las bocas. Eres la inmensa luz ocre que baña el horizonte y lo perfuma, ninguna muerte te acompaña en tu paso, sólo la vida que se renueva felíz mientras la recoge con dulzura la tierra.

Sabes cuánto te quiero, te quiero, te quiero!!

Mil abrazos mi amiga hermosa!!

Anouna

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.