Ir al contenido principal

Gracias.




Gracias por las inmensas y numerosas  felicitaciones que he recibido por este medio.
llenas de belleza de imágenes , de música... de amistad y cariño . Me emociona y llena mi corazón
y me estimula a seguir haciendo de la poesía un estilo de vida.
sois un tesoro para mi.
Este poema es para todos.



Quise ser el último destello del atardecer,
el máximo azucar de la fruta madura,
pájaro que en primavera hace un nido nuevo,
 recordar cómo sabe la cereza robada.
La realidad me ha despertado a mi reflejo cuarteado;
pero mi otoño  llena el suelo de avellanas,
de  castañas y nueces.



Comentarios

Nerim ha dicho que…
Pues si, sigue escribiendo poesia porque lo haces muy bien.

Gracis por tu visita a mi blog de audiolecturas, no sabes la alegría que me has dado.

Un fuerte abrazo
Cielo ha dicho que…
ummm me ha gustado con que aroma suenan esos versos
tan sencillos que brotan solos
(eso al menos parece)


un saludo.
Hola mi poeta, a ver si puedes dejar el comentario en mi blog de premios, esta en mi perfil
aquí te dejo mi vídeo

http://youtu.be/xYIbUEC8UVs

Espero que te guste
Un beso con ternura
Sor. Cecilia
Juan Risueño ha dicho que…
Gracias a ti por tus versos.

Un abrazo Milagros
Leo ha dicho que…
Risueños ocres en el otoño llenan la despensa de ricos frutos para hacer frente al invierno, nos coja repletos y seguros.
Gracias mi amiga, nuestro otoño norteño cubre nuestros campos y bosques de colores de ensueño.
Muchos abrazossss
Leonor.
MarianGardi ha dicho que…
Milagros, estos versos están para comérselos!!!
Menudo festín de frutos secos y de cerezas, con lo que me gustan mmm
Un abrazo
José Luis ha dicho que…
Me reconforta a menudo descubrir páginas tan sencillamente bellas y sensibles como esta. De paso te invito cuando quieras a visitar mi blog:diversiacollects.blogspot.com/

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.