Ir al contenido principal

Me acostumbré.


Me acostumbré al silencio
 de las mariposas,
aunque en mi otoño cálido
 revolotea alguna.
En el  caos de hojas
 sin escoba se posan ;
saborean el polen
del jinebro maduro,
del acebo granado,
de los escaramujos.
Me acostumbre ya al riesgo
de saltar por los riscos,
de sortear raíces
de árboles cortados,
de evitar esas piedras
que resbalan mi alma,
de ascender  a la cumbre
sin botas de montaña.
Más montesa que nunca,
camaleón de ocres,
no ansío ya la playa
ni esa estrella del norte.
Despierto a la mañana
mojada de rocío,
con mis manos calientes
y mi corazón…. Vivo.


Comentarios

Blanca Langa ha dicho que…
Es un poema precioso, Milagros.
Bss.
Seroma ha dicho que…
hermoso despertar....
Luisa Arellano ha dicho que…
No es habitual encontrate poemas largos. Este me ha sorprendido gratamente.

Muchos besos, Milagros.
Anouna ha dicho que…
Un corazón vivo, es un corazón alimentado y lleno de nutrientes. De seguro la montaña con su grandeza, su simpleza logra traspasar la fuerza de su palpitar. Buscamos donde necesitamos, unos el mar, otros la estrella del norte, la poeta su Montaña y cumbres.

Así sea!

Es un poema precioso en su contenido y profundidad.

Abrazos amiga.
Anouna
Ricardo Fernández Moyano ha dicho que…
Un buen poema Milagros, solo que monte rima con norte, por lo demás precioso.

Un beso.
MiLaGroS ha dicho que…
Muchas grcias a todos. Ricardo cambié la palabra monte por ocre creo que así está mejor. Gracias.
Anónimo ha dicho que…
!Que bello haces lo dificil! con que facilidad embelleces las palabras. Y que poeta mas buena eres
•J. Angel• ha dicho que…
Con permiso...
Muy lindas palabras,
Interesante blog, felicitaciones.
Saludos desde Argentina. :)

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.