Ir al contenido principal

Huella ausente.



Cubren las hojas secas
todo tu recorrido
y parece que seas
apenas huella ausente.
En tapiz desolado
crujen mis pasos torpes
como  corzo perdido
que ve caer la noche.
Solamente el sonido
delata tu corriente
entre piedras y musgo
aunque no seas fuente.
No beberé tu agua
pero estás en el hondo
y  mi bosque atardece
con un  canto sonoro.






Fotos y poema  Milagros Morales.

Comentarios

Victoria ha dicho que…
Precioso y profundo. Eres Poeta del ALMA
Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho que…
...honda mina vive en tí...un abrazo Milagros. j.r.
María Socorro Luis ha dicho que…
Hoy tu poema me ha gustado especialmente.

En este registro, encuentro mas ritmo y mas poesía.

Un abrazo grande, Milagros.
Seroma ha dicho que…
voy a reiterarme.... un placer tus letras...
MiLaGroS ha dicho que…
Gracias a todos. Me alegro que hayas encontrado más ritmo Soco, porque intenté escribir una canción. Besos y abrazos a repartir entre todos.
Anouna ha dicho que…
Es una maravillosa metáfora. La ausencia se hace más evidente cuando aparentemente no deja huellas presentes, pero es importante cuando su sonido hondo aún permanece.

Realmente eres una Poeta genial!

Besos
Anónimo ha dicho que…
me a gustado mucho tu poema!!
muy profundo.
ami me gusta mucho escribir poesia
y e echo un blog te lo dejo por se te interesa que lo mires.
http://mipoesiamivida.blogspot.com/2011/11/un-deseo-ala-luna.html

Gracias
Laura.

Entradas populares de este blog

La niebla

La niebla es muy densa por la carretera
pero tu conduces tu vida , recuerda,
yo solamente te puedo ayudar.

Mas si decides continuar en la niebla,
yo te prestaré mis faros antiniebla,
no puedo dejarte en total oscuridad.

Aunque seguiré insistiendo discretamente
para que busques un paisaje diferente,
ascendiendo a la cumbre
y dejándola atrás.

Pero sea tu decisión la que sea,
no olvides que siempre me tendrás.

Foto Goyo Hueso

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.