Ir al contenido principal

En la segunda fila



En la segunda fila,
tragándome mi orgullo,
miro en el anonimato
la pirotecnia de estrellas.
Un inverso de humo.
Nos separan desniveles
de percepción y de espacio



Foto Goyo Hueso

Comentarios

Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Es increíble el poder que tiene la palabra cuando se desprende de ella misma para transformarse en un paisaje interior, en un viaje....

Mil besos
Marian
Anita María ha dicho que…
Cuando voy al cine o al teatro, o a cualquier espectaculo, busco desde la segunda fila hacia atrás, dicen que en la primera fila, te puede llegar la saliva que salta desde el escenario cuando están actuando, o si es en el circo, siempre te escojen para hacer de modelo por un instante para el mago, o te molesta el payaso. Así que procurando mantener mi orgullo intacto, busco un lugar cómodo, para observar mejor todo el gran espectaculo que me brindarán. Todo depende, de cómo pensar en las cosas, nada puede ser tan malo, ya verás que los segundos lugares, tienen mejor vista.

Ah! sobre niveles de percepción y de espacio...bueno, también desde atrás y desde arriba, hay vistas distintas y opiniones diversas. Cuestión de impresiones, nada más. El anonimato es seguro, para que tanta firma de autografos y pirotecnia, despues hay que andar con guardaespaldas y todo eso.

(Ya ves que me tomo la vida con cierto humor. Tu poema es exquisito como siempre, ya sabes. Le he dado mi interpretación libre y optimista, es todo).

Miles de besos más, por si los otros fueron pocos.
Cecy ha dicho que…
Pero...
Que bien lo has logrado.

Besos Amiga!
reltih ha dicho que…
guau, cuánta profundidad!!!
besos
Pedro F. Báez ha dicho que…
Un universo contenido en sí mismo. Sólo una observación personal, personalísima, porque sé lo mucho que eres y vales: fuiste estrella observando "pirotecnia de estrellas". En mi auditorio, estás siempre en primera fila, si no eres el centro en la escena. Te abrazo, Milagros; estrella mía.
María (lady) ha dicho que…
Así es como yo te veo
como una brillante estrella
en la profundidad del cielo.
Besos.
Sherezade ha dicho que…
Me ha impactado cuanto dices con tan pocas palabras.
Me quedo por aquí con tu permiso
Sherezade
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, placer saludarte y leer tus lindos versos.
Ya ves, no comento tanto como antes, pido disculpas.

Abrazo desde el corazón

M. Ángel
MarianGardi ha dicho que…
Segunda fila, o tercera que màs da, cuando eres tu misma!!
Besos querida Milagros
Gaspar II ha dicho que…
Milagros, a veces la segunda fila es una buena ubicación, incluso envidiada por quien pareciera estar en la primera.

Saludos

Gaspar
FRANCISCO PINZÓN BEDOYA ha dicho que…
En esa segunda fila
sigue existiendo un alma sensible
A esa alma... saludo

Un abrazo
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
Querida Milagros:

Desde la segunda fila, llamémosle barrera se ven mejor las cosas, con reflexión y sabiduría.

Bonito poema.

Mil besos amiga.
Cris.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.