Ir al contenido principal

Los depredadores andan sueltos.

Quiero presentaos a este genial fotógrafo Daniel Yañez Gonzalez.

Su blog es
http://www.lafabrica1.blogspot.com

Además poemas escritos por él mismo acompañan sus fotos.
Tiene un estilo muy personal que os invito a que conozcais.
Hoy acompaño sus fotos con un pequeño poema mio inspirado en ellas








Construyo un bunker en mi corazón
En el doy refugio a maniquís rotos,

a muñecos de trapo condenados a muerte

Los depredadores andan sueltos,
buscan presas fáciles para chupar su sangre;

Pero ellos nunca alcanzarán la divinidad
de la debilidad ultrajada.


Poema Milagros Morales

Comentarios

reltih ha dicho que…
excelente escrito. magistral dedicatoria.
besos
caracola ha dicho que…
Geniales las letras y las imágenes.

Un abrazo.
Anouna ha dicho que…
Voy a visitar su página, si tu lo recomiendas para visitar, entonces amiga, sé que debe ser bueno. Además me gusta la originalidad.

Qué decir de tu poema, si tu genialidad me supera, pero si me dejo llevar (y eso es lo que me gusta de la poesía), Construir un bunker en el corazón y dar así refugio a los débiles seres, que se sienten amenazados por esos roba felicidad, mal llamados poderosos, más bien abusadores, ultrajadores, seres oscuros que nunca alcanzaran a comprender ni a tener en sus propios corazones, la pureza, la inocencia, la caridad, la calidad de las victimas, que fueron objeto de sus perversos actos. (ay amiga, me haces ir a tantos temas con esto que propone tu poema, a tantos temas tan desgraciados que vemos tantas veces)

Un abrazo grande, y me alegra mucho la invitación para conocer a Daniel.

Anouna
Manolo Jiménez ha dicho que…
Bello poema Milagros, dice más entrelineas que sobre ellas.

El blog recomendado tiene fotografías de gran mérito.

Abrazos.
María Socorro Luis ha dicho que…
Me encanta tu originalidad; tu variedad de temas y de tonos. Cada día mejor.

Aurrera, Milagros. Y un beso.

Soco
Anouna ha dicho que…
Amiga, cuando pincho la dirección para ir a la página de Daniel, me sale una publicidad en vez de una página blog. Está bien la dirección?? Puedes chequear??? Gracias, me gustaría conocerlo.

Muchos besos para ti, que tengas buena tarde.

Anouna
Celia ha dicho que…
Las imágenes, llenas de triste realidad. La mutilación del propio ser humano.
Las letras, en acertada sintonía.
Un abrazo.
Ya he vuelto a entrar en tu blog. Tenía un buen despiste y no lo identificaba contigo. ¿Me perdonarás?
Seguiré leyéndote, amiga.
Besos
Enrique
MarianGardi ha dicho que…
Milagros he ido al blog que nos recomiendas y me entra repelus, veo demasiada foto con chatarra, volveré a ver si veo otras cosas.
BESOS
Esencia ha dicho que…
Todos poseemos una coraza que el nuestra prpia dignidad.

Milagros poemazo tremendo este.

Con cariño, esencia.
67daniel ha dicho que…
En cierta medida, querida Milagros, el dolor nos hace grandes. He ahí la paradoja.

Un fuerte abrazo y muchas gracias por la presentación y entrada en tu blog.

Paz y creatividad.

Daniel Y.
67daniel ha dicho que…
http://lafabrica1.blogspot.com/2010/03/colaboraciones-desinteresadas-080310.html

Un beso, Milagros.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.