Ir al contenido principal

trascendencia



Trascendencia


A mi amiga MiLaGros Morales García, porque te siento...




No me preguntes por qué

pero me llegas...



Tal vez nos conocimos

escribiendo

sobre pliegos de papiro

surcando

las aguas madres

del Nilo

que dan de mamar aún

a las márgenes

del viejo valle.



Quizá

a orillas de el Ebro

entonamos una vez

la copla

de un cariño mutuo

que desde entonces

nos nutre y nos ata

con un nudo que hace encajes

sobre los guiños

del agua.



Podría ser simplemente

que puedo bañarme

sin miedo

en la profundidad refrescante

de tus ojos como luceros.

Muchas gracias amigo. Gracias emocionadas.



Comentarios

Esencia ha dicho que…
Que bueno que lo comprtas y se disfrute de una aduladora poesíacomo esta.

con cariño, esencia.
Alma Mateos Taborda ha dicho que…
Precioso y sensibnle poema, con la dulzura y calidad que te caracterizan. Felicitaciones! Un abrazo.
MarianGardi ha dicho que…
Milagros que suerte tienes de tener estos pedazos de amigos con este cariño que te demuestran dedicándote una poesía tan bonita...

Que bien!!
Un abrazo
Claude ha dicho que…
Enhorabuena por tu blog y por tus poemas. Un saludo de otro poeta en paro. Te invito a visitarme. lamesilladenoche.blogspot.com
Juan José Aguirre ha dicho que…
Muy delicados sentimientos. Lo que me llama la atención es el título del blog "Poeta en paro", una redundancia, como quien dice: ser poeta y parado es normal,; lo uno lleva a lo otro.
reltih ha dicho que…
muy hermosa esa dedicatoria.
un abrazo
María Socorro Luis ha dicho que…
Felicidades, Milagros. Te lo mereces.
Todo el mundo te quiere.

Yo también. Soco
Pedro F. Báez ha dicho que…
Milagros mía, gracias por compartir el poema con tus lectores y seguidores... No sé realmente por qué, pero es así y no lo cuestiono. Te siento cercana y entrañable como si fueras familia y en cada uno de tus versos que publicas a diario me llevo tu estado de ánimo conmigo, como si fuera un carga que se debe compartir. Mereces esto y mucho más. Pienso que tu corazón es más grande que todo cuanto habita en tu cuerpo y que muchos en esta vida y la vida misma no han sabido apreciarte con toda la trascendencia con que debían hacerlo. Te abrazo fuertemente y te digo GRACIAS por ser amiga y fuente de inspiración.
GOGO ha dicho que…
bravo por Pedrooo...letras mas que merecidass amigalmaa..!!

siempre es lindo visitartee..!!

mi cariñoo entregado en manooo..!!
Anita María ha dicho que…
Un poema totalmente bello, inspirado en una persona totalmente bella. Tiene una sensibilidad enorme, cada verso es muy poético, para terminar en la profundidad de tu mirada.

Felicitaciones, para ambos un abrazo enorme.
Milagros, lindo y emotivo poema te han dedicado.

un beso

Maite
ELOIBAN ha dicho que…
Hola... desde Medellín - Colombia un abrazo inmenso.

Por fortuna me topé con tu blog... ¡vaya, qué hermosa eres!... tus poemas mueven y remueven hasta las fibras más profundas... Qué bueno que el universo me permita disfrutarte convertida en letras.

también yo hago lo posible por jugar con las letras y darles forma. http://eloiban.blogspot.com

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.