Ir al contenido principal

Todo es más sencillo




Formas ancestrales
de penitencias trasnochadas
contrastan con la cibernética
que acorta las distancias.
Todo es más sencillo,
más humano:
Es el pan diario,
la patata en el plato.
La verdad bosteza en la sombra aburrida.
La mitología es una carga inmensa
para la humildad.

Foto Goyo Hueso.

Comentarios

MarianGardi ha dicho que…
Cuanta realidad reflejan tus versos.
Un abrazo y cariños
Cuánta verdad hay en ete poema, das siempre en el clavo, me gustó.

un abrazo.

Maite
Pedro F. Báez ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro F. Báez ha dicho que…
Lastrados vamos, Milagros, por viejos atavismos y arcaicas tradiciones que en su mayoría, ya no tienen sentido práctico en el mundo de hoy. Soy defensor apasionado de la cultura, el folclor y las idiosincrasias populares en todo el mundo, pero algunas cosas tuvieron su razón de ser y su esplendor histórico, y debían descansar ya a estas alturas como tópicos de referencias en los libros o exhibiciones en los museos. Certero poema que da en el blanco de este debate sociológico y cultural. Siempre disfruto leyéndote. Abrazos.

P.D. Me equivoqué en una parte de este comentario cometiendo una falta de estilo, por eso lo borré y lo arreglé para ponerlo de nuevo.
reltih ha dicho que…
excelente critica, mi amiga.
besos
María Socorro Luis ha dicho que…
Coincido contigo y con el resto de los comentaristas.

Un beso "santo". Soco
Antonio ha dicho que…
Pues sí, el mundo anda cambiando a ritmos acelerados. Lo trasnochado y anacrónico debe dar paso a los nuevos tiempos, pero estos deben asimilar lo positivo del pasado. Se crece sobre el ayer para forjar el mañana.
Un abrazo

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.