Ir al contenido principal

Con muletas

.¿Por qué me empeño en caminar con muletas?
Mis piernas y mis pies están sanos
no las necesito.

¿Quizá soy insegura
y requiero atención?

Puedo correr, saltar,
caminar cuesta arriba y cuesta abajo.
Por todos los terrenos

¿ Por qué no las dejo aparcadas?
Me duele la espalda
no puedo extender mis manos,
dar abrazos,
tampoco avanzo con ellas.

¿ A qué espero?
¿ Que me ata ?

La dependencia es cómoda
cuando asusta tomar decisiones.

Hoy decido guardarlas detrás de la puerta.


..............

Comentarios

reltih ha dicho que…
se siente ese vestigio de impotencia, pero también sabemos que de cuadraplegico, podemos saltar en movimientos certeros, con tan sólo la determinación.
tremendo pensamiento.
un abrazo
Pedro F. Báez ha dicho que…
Un aplauso, una ovación para ti que dejas tras tu puerta esas muletas inútiles. Guárdalas por si merodean cazadores de bondades o vampiros de corazones. Con ellas, les rompes la cabeza y los pones de patitas en la calle. Me encantó este poema que más que poema, es una resolución, un contrato, un compromiso personal. Besos para ti, Milagros.
Anouna ha dicho que…
Vaya!! Este poema me encanta!
¿Por qué empeñarse en llevarlas si no se necesitan?

Hummmmmmm, ya me dejas pensando en qué debo responder a esa pregunta, seguro que cuando encuentre la respuesta, tiraré muletas lo más lejos posible. ¿Por qué atarse a lo inutil, cierto?

Ahora mismo me lanzo a correr!!

Eres demasiado genial y genia, te admiro profundamente.

Besos miles, Anouna
Marisol ha dicho que…
Llevamos tantas muletas a la espalda, que a veces no somos conscientes del sobrepeso con el que cargamos....; gracias por recordarnos que tras la puerta, es un buen lugar para empezar a descargar cosas que no necesitamos.

Milagros, gracias por tu blog, hace muy poco que te sigo; pero vengo a diario a ver tus cosas nuevas; me encanta como escribes. Un saludo
Laura Caro ha dicho que…
A veces llevamos hasta más de dos muletas, pero tenemos que tirarlas para sentirnos libres de verdad.
Buena decisión.
Un abrazo.
Mariana ha dicho que…
Milagros...tal vez mi pensamiento, sea diferente...yo...le daría mis besos y un gracias porque me ayudaron cuando lo necesitaba...no la pondría detrás de la puerta...sino a un costadito de los libros y le pondría un ramito de florcitas, esas secas, con historia, coloridas y sujetas con una cinta violeta...
Me gustó cómo has escrito este poema...siempre lo haces de una manera muy selecta.
Cariños para tí Milagros.
Buenas preguntas y respuestas.

Hermoso poema.

Un abrazo

Maite
Antonio ha dicho que…
Después de mis vacaciones en USA vuelvo a tu casa para seguir leyendo tus entradas, siempre tan interesantes y nutrientes.
Está bien que las guardes detrás de la puerta, pero solo por un tiempo hasta conseguir la autoestima suficiente para verte "autosuficiente" y andar sola.
Un abrazo
María Socorro Luis ha dicho que…
Casi siempre tus poemas llevan otro poema invisible dentro...

Enhorabuena, y besos.
walkingwoman ha dicho que…
YA TIENES MUCHOS PREMIOS.¡y HE OPTADO POR DÁRSELO A LOS PEQUEÑOS! PERO TÚ ERES UNA EXCEPCIÓN...

Te he concedido el premio DARDOS II porque tu poesía rezuma VIDA Y VIDA ABUNDANTE. ¡ES UNA GOZADA LEERTE! ¡Vibra todo mi ser!

Te comprometes a compartirlo con 15 seguidores tuyos.
PUEDES PASAR A RECOGERLO A MI BLOG. Haz lo mismo que yo he hecho repartirlo entre 15 seguidores tuyos. ¡Enhorabuena!
Un fuerte abrazo
walkingwoman ha dicho que…
Me acabo de dar cuenta de que ya tienes este premio. Sigue compartiéndolo.
Otro gran abrazo
MarianGardi ha dicho que…
Milagros, hay muchos tipos de muletas.
Nuestra sociedad esta invadida por el miedo.
Caminar es fácil y tù vuelas con tu imaginación y haces cabriolas con las nubes. Ay algo mas hermoso que eso?
Un abrazo -te llamè ayer-.
MarianGardi ha dicho que…
Perdon quise decir hay del verbo haber.
No Ay!!
sam rock ha dicho que…
Milagros, siempre adelante aunque cueste dejar atrás las muletas.

Un abrazo y buen fin de semana
sam rock ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edurne ha dicho que…
Fuera muletas!

Aunque caminemos a la pata coja... pero sin muletas!

Besitos!
walkingwoman ha dicho que…
Me acaban de decir que las normas impiden tener dos veces el premio DARDOS. ¡¡¡Lo siento porque te mereces 80 mil!!! Un fuerte abrazo
Gaspar II ha dicho que…
Si no las necesitas ¿Para qué usarlas entonces cierto?, pero no las olvides, en algún momento te sostuvieron.

Besos

Gaspar
©hannibal ha dicho que…
Milagros.. salgamos juntos a correr por la playa... en to todo caso si no puedes caminar, yo te llevo en brazos.

¿Quien ocupa de las muletas?

Solo espero que no te mal acostumbres.

Saludos
hannibal
Ricardo Miñana ha dicho que…
Pasaba a dejarte mis saludos y desearte tengas una buena semana, es un placer pasar a leer tus excelentes textos.
por motivos de trabajo estare un tiempo ausente
un abrazo.
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros espero y deseo estés bien. Bien, como tus versos que siempre llegan cargados de belleza

Si no hay necesidad
no uses tu suplementos
aprovecha los momentos
y anda con libertad

abrazo
M. Ángel
criatura ha dicho que…
Una maravilla!! ...me dejas que la copie? tengo en flickr una galería de fotos: flickr lameato feliz
si encuentro una foto adecuada me gustaría escribir tu poesía, un fragmento o un verso...puedo hacerlo? gracias.ten un buen día.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.