Ir al contenido principal

Pero tú eres aire






Mi alma incompleta te añora,
pero ha decidido cambiar
el sayo de penitente
por un traje de fiesta.
Dejar de auto flagelarse
de caminar descalza.
Besa su lado roto
con ternura y paciencia.
Ahora sabe porqué siempre
será anhelo en búsqueda:
Le faltas para sentirse entera.

Pero tú eres aire.


Foto. Roque Soto http://www.papelmarelo.blogspot.com/
.....

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
guau!... bello, bello.
besos
sam rock ha dicho que…
Gracias Milagros por tu atención. Que los mejores deseos se cumplan para ti cuando soples un molinillo como el de la fotografía.

Un abrazo
Mariana ha dicho que…
Muy hermoso...
"Tú eres aire"..., una expresión muy llena de contenido y sentimiento.
Cariños Milagros.
M. Angel ha dicho que…
Milagros, vos sois el viento que nos hace volar con cada verso

Cambia traje
y al cielo volarás
En dulce viaje

Vos sois el viento
por el que amo y suspiro
Da-me tu aliento

Abrazo sincero

M. Ángel
Samuel Rego ha dicho que…
Intenso como el amor que encierra y tan hermoso como él.
La Amapola incluso después que el viento la desnuda, amapola sigue siendo.

Un abrazo cariñoso
Liliana G. ha dicho que…
Un aire que la completa y la eleva con las cuerdas del amor. Bravo por ese traje de fiesta...

Besotes inmensos, Milagros.
Pedro F. Báez ha dicho que…
Me gusta tu traje de fiesta, Milagros y me gusta este poema que suena a ojos brillantes y boca risueña aunque quede en el corazón una sombra de melancólica tristeza. Ese aire que te falta se fue a soplar por otros rumbos. Pero aire, querida mía, hay en todas partes. Te abrazo fuerte.
JOSE LUIS CARVAJAL IBELLI ha dicho que…
¡Gracias por tu preocupación por mi salud, también deseo lo mejor para tí, bendiciones para ti y tu familia!
Laura Caro ha dicho que…
Y al ponerse el traje de fiesta, todo se ve diferente, hasta la ausencia es sólo eso, ausencia de aire.
Muy bonito.
Un abrazo, Milagros.
Anónimo ha dicho que…
Ser anhelo en búsqueda...precioso, Milagros. Yo, que hoy ando también "buscando", me siento identificada con tu poesía, como tantas otras veces.
Es un privilegio contar con tus visitas y tus comentarios.

Un abrazo.
MarianGardi ha dicho que…
La poesía remarca la reflexión de abrir los ojos.
El vehículo siempre lo llevas una misma, no permitir que el vehículo vaya a su aire.
Muchos besos
María Socorro Luis ha dicho que…
Besos y flores para que adornes tu traje de fiesta.

Con ternura. Soco
JOSE LUIS CARVAJAL IBELLI ha dicho que…
¡Gracias por tus mensajes, y no te olvides que la Única Iglesia fundada por Cristo, es Santa, porque Él es la Cabeza; los miembros somos pecadores (parte humana de la Iglesia). No entres en crisis por nuestros pecados, tú también los tienes, y sin embargo sigues creyendo en Dios y en tí, saludos!

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

La niebla

La niebla es muy densa por la carretera
pero tu conduces tu vida , recuerda,
yo solamente te puedo ayudar.

Mas si decides continuar en la niebla,
yo te prestaré mis faros antiniebla,
no puedo dejarte en total oscuridad.

Aunque seguiré insistiendo discretamente
para que busques un paisaje diferente,
ascendiendo a la cumbre
y dejándola atrás.

Pero sea tu decisión la que sea,
no olvides que siempre me tendrás.

Foto Goyo Hueso

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.